Conferencia homenaje a Esmeralda Cervantes

Imagen

El 30 de abril tuvo lugar la conferencia homenaje a Esmeralda Cervantes en Casa Elizalde, a cargo de Zoraida Avila, en la cuál pudimos disfrutar de un concierto a cargo de Zoraida Avila (arpista) y Begoña Alberdi (soprano).

IMG_8928IMG_8916

Música

MÚSICA DE CUALQUIER PAIS Y DE CUALQUIER ÉPOCA A CUALQUIER HORA

http://musicaypitanzas.com/2016/02/15/musica-de-cualquier-pais-y-de-cualquier-epoca-a-cualquier-hora/

Mozart y la masonería

Mozart y la masonería
On January 20, 2014

Wolfgang Amadeus Mozart se inició en la masonería en el año 1784. La masonería, fué muy notoria tanto en su vida personal como en sus obras. fué iniciado en la logia austríaca llamada “Beneficencia” y a mitad del año 1875 llegó su exaltación a maestro masón del rito Rito Zinnendorf (el rito masónico mas popular en Alemania y Austria).

La logia Zur Wohltätigkeit (beneficencia), fué la logia mas aristocrática de Viena, donde algunos de sus hermanos masones trabajaron con el en la música. Mozart compuso varias obras que eran ejecutadas en las reuniones masónicas. Siendo las mas importantes: Die Maurerfreude (La alegría del masón) y Kleine Freimaurer-Kantate (Pequeña cantata masónica).

mujeres masonas
Mozart Sings His Requiem (Thomas Shields)

En el año 1791 mozart compuso “La flauta mágica” cuya obra contiene muchísimo simbolismo masónico. De echo, la composición en si, está inspirada en una iniciación masónica. La flauta mágica, es considerada como una de las mejores obras no solo de Mozart sino también como una de las mejores de la historia. Esta obra se estreno a pocos días de su muerte. Su tema principal de la obra está inspirada en la lucha entre la luz y las tinieblas, que esto, como todo masón sabe, tiene un simbolismo muy importante.

Mozart y la masonería. [en línea] [consulta: 21/01/2014]
Enlace

La productiva red de las ‘Magdalenas’

El festival ‘A solas’ despliega en los Teatros del Canal de Madrid la creatividad de un proyecto internacional de mujeres en las artes escénicas

Arte para derribar prejuicios

Rosa Rivas Madrid 4 SEP 2013 – 22:00 CET

La artista japonesa Keiin Yoshimura, en el festival ‘A solas’. / CRISTÓBAL MANUEL
Recomendar en Facebook 189
Twittear 36
Enviar a LinkedIn 0
Enviar a Tuenti Enviar a Menéame Enviar a Eskup
Enviar Imprimir Guardar

“Había un cuento tan pequeñito tan pequeñito que cabía en una pestaña…”. Así comienza la historia que narra/interpreta una de las artistas que participan en el festival A solas, pero lo que 37 mujeres de tres continentes llevan en su mochila creativa es grande. Una red cada vez más extensa de apasionadas por las artes escénicas. Teatro, danza, música, expresión corporal, fotografía, vídeo… Distintas manifestaciones que, hasta el domingo 8 de septiembre, están inundando de imaginación los Teatros del Canal, centro cultural dependiente de la Comunidad de Madrid, durante una semana intensa: 23 espectáculos, talleres de creación y encuentros de trabajos en proceso, 37 artistas de América, Asia y Europa. Es el festival A solas, impulsado por la red mundial de mujeres artistas Proyecto Magdalena.

A solas hace referencia a los solos, los espectáculos unipersonales, de carácter intimista pero a la vez festivo, que se desarrollan en la Sala Verde, un espacio escénico del Canal donde las butacas rodean todo el centro de la acción y el público mantiene una cercanía imposible en un gran auditorio. “A solas no se refiere a la soledad, sino a la solidaridad: cómo fortalecer los lazos entre mujeres que luchan desde su vulnerabilidad, solas en el escenario, para conectarse a cada espectador”, proclama Amaranta Osorio, mexicana residente en España y directora de este festival, que estrena presencia en Madrid (en Barcelona “ya hubo en 2007 otro encuentro de magdalenas”, explica). Osorio salió, cuenta, de un abismo personal y gracias a las artes escénicas y a la complicidad con otras mujeres teatreras aprendió “a bailar con la oscuridad”.

Otras artistas la cantan y la iluminan, como las tres mujeres de la compañía francesa Voix Plyphoniques, que funden su voz como una sola, de sirena inquieta, en sus Cantos del Mar Negro. Y otras mujeres, como la japonesa Keiin Yoshimura (cuya actuación cierra A solas), expresan en silencio, con movimientos pausados, la explosión de sentimientos y simbolismos que animan la trayectoria vital. Con su espectáculo Wa no Kokoro, donde sus gestos, su abanico y su pañuelo trazan los giros de la historia, quiere transmitir “todos los giros del corazón… la paz y la armonía, la alegría, la desolación, la nostalgia…” “Aún no existe en Japón el Proyecto Magdalena, pero ya estoy luchando por ello”, dice esta veterana intérprete y coreógrafa de Kamigata-mai, un género de danza de protagonismo femenino nacido en el siglo XVI en la región de Kioto y que bebe de la estética del Kabuki, el Noh o el Bunraku (teatro de marionetas).

El festival A solas llega como una embajada del Proyecto Magdalena, una red internacional de mujeres embarcadas en un periplo de teatro contemporáneo “sin fronteras de países ni generaciones”, como explica su fundadora, Jill Greenhalgh, quien hace 27 años empezó esta aventura en Gales y está “muy contenta” de ver cómo su iniciativa “ha crecido tanto y con tantas aportaciones artísticas”. La propia Greenghal –profesora de Estudios de Performance en la Universidad de Aberystwyth- mantiene su activismo teatral y participa en esta edición española con un laboratorio de creación, Daughter, donde las participantes reflexionan sobre las experiencias emotivas de ser o tener una hija.

El nombre de este activo grupo –que se comunica de forma presencial y a través de Internet- es un homenaje a la figura de María Magdalena, siempre en la oculta cara ‘B’ de las historias bíblica. Lo recuerda Amaranta Osorio, que no duda en lanzar un zarpazo feminista a la hora de reivindicar el papel de las mujeres en los escenarios. Precisamente el Proyecto Magdalena nació -y sus miembros tienen ese compromiso- para manifestar la visibilidad de las mujeres en el teatro contemporáneo. Osorio no solo se queja de la actitud de los programadores teatrales, sino de la falta de reconocimientos en el mundo de las artes: “¡Solo hay un premio de teatro para la labor de las mujeres!”.

La red Proyecto Magdalena se teje de forma conjunta, aunque cada lugar de celebración de los festivales tiene autonomía para desarrollar los eventos artísticos. México, Cuba, Dinamarca, India, Chile, Brasil… son algunos de los países (más de una veintena) donde el magdalenismo teatral ha echado fructíferas raíces. Gracias a la persuasiva intervención de la mexicana Amaranta Osorio se produjo la conexión magdalénica con Madrid y su intención es que este “hola” de septiembre sea un “hasta pronto”.

Fuente original [En línea] http://cultura.elpais.com/cultura/2013/09/04/actualidad/1378324810_671562.html
Enlace

Noches en el Alcázar

’Noches en el Álcazar’ reivindica el paper de la dona en la composició

Si hagués nascut home, l’enlluernadora música de cambra de la sueca Elfrida Andrée (1841-1929) seria avui coneguda a tot Europa. Poc se sap a Espanya, però, d’aquesta inquieta compositora, directora d’orquestra i organista de la catedral de Göteborg-va ser pionera a ocupar un lloc d’aquesta naturalesa, per a això va haver d’enfrontar durant anys a l’hostilitat del clergat escandinau- que va arribar a escriure dues simfonies i una òpera amb llibret de la Premi Nobel Selma Lagerlöf, entre una extensa producció. Reivindicar la seva obra i la seva figura s’ha convertit en una obsessió per Orfilia Saiz, la violoncel·lista del Trio Vega que completen el violí Marc Paquin (membre també de l’Orquestra Ciutat de Granada) i el recentment incorporat pianista italià Domenico Codispoti. La formació va debutar el 2 d’agost al cicle Nits en els Jardins de l’Alcàsser amb un programa centrat en compositores del XIX que dedica la seva segona meitat a Fanny Mendelssohn (1805-1847), pianista i germana gran de Felix Mendelssohn.

Orfilia Saiz descobrir l’obra de Andrée mentre investigava el repertori per a violoncel escrit en els dos últims segles per autores europees. La seva fascinació va ser immediata. “Els seus trios i quartets o el quintet per a piano estan meravellosament escrits. Té un estil romàntic que recorda per moments a Schumann, com passa amb el seu segon trio per a piano, que és el que oferirem a Sevilla”, explica la violoncel·lista santanderina, que està “decidida” a buscar finançament per registrar en disc tota l’obra cambrística de Elfrida Andrée.

La peripècia vital de la pianista i compositora Fanny Mendelssohn (1805-1847) és una mica més coneguda. Quatre anys més gran que Felix Mendelssohn, aquesta admiradora de Bach prematurament morta va gaudir de l’estima d’artistes com Charles Gounod, que la va instar a dedicar-se professionalment a la música, un ofici irreconciliable amb els codis masclistes de la classe mitjana-alta a la qual ella va pertànyer . “En analitzar l’Octet per a cordes que Felix Mendelssohn va compondre en la seva adolescència trobem molts trets de la seva germana. Ara s’especula sobre si ell va poder signar com a pròpies algunes obres d’ella. Del que no cap dubte és de la influència mútua que tots dos van exercir sobre l’altre “, reflexiona Saiz. Eclipsada pel talent del seu germà i la seva pròpia timidesa i, dècades després, pel sentiment antisemita instal·lat a Alemanya que va silenciar el seu repertori, Fanny va crear nombroses obres per a piano, diverses cantates i notable música de cambra, com el seu apreciat Trio per a violí, violoncel i piano en re menor op.11, que va escriure mesos abans de morir als 42 anys i que el Trio Vega també ha interpretat.

Font d’on s’ha tret aquesta informació:http://www.donesenxarxa.cat/noches-en-el-alcazar-reivindica-el

Ovidir Montllor – Canço de les balances

Pues era un rey que tenía
el castillo en la montaña,
todo lo que se veía era suyo:
Tierras, pozos, árboles y casas,
y mañana desde la torre
cada día las contaba.

La gente no quería el rey,
y él tampoco los quería,
porque de contar sabía,
pero amor, no le quedaba,
cada cosa tenía un precio,
la tierra, los hombres, las casas.

Un día un chico de su reino
cerca del castillo se puso.
Y dijo esta canción
con voz triste pero clara:
Y dijo esta canción
con voz triste pero clara:

Cuando venga el día que el hombre
valga más que pozos y casas,
más que las mejores tierras,
más que las plantas y los árboles?
Cuando venga el día que el hombre
no se le pese a las balanzas?

El rey, que sintió el muchacho,
lo hizo coger y, con rabia,
ordenó que le dieran
ciento cincuenta palos
y en la torre lo cerró,
castigado a pan y agua.

Pero el pueblo aún sabe
la canción de las balanzas,
y cuando se juntan los hombres,
riendo y llorando la cantan.
y cuando se juntan los hombres,
riendo y llorando la cantan.

Canciones de la Guerra Civil Española: Si me quieres escribir

Canciones de la Guerra Civil Española
Si me quieres escribir


Hoy puede ser un gran día, Joan Manuel Serrat

Hoy puede ser un gran día, Joan Manuel Serrat