Escuela Laica

Firma “Religión fuera de la Escuela. Por una Escuela Laica”

En diciembre conocíamos el nuevo currículo de religión islámica, ahora el nuevo de religión católica, que han puesto de manifiesto el adoctrinamiento de las religiones en la escuela. Son las….

https://laicismo.org/2015/firma-religion-fuera-de-la-escuela-por-una-escuela-laica/122834

Los Síntomas del proyecto educativo

Cinco síntomas de que el proyecto educativo de Wert vuelve al siglo XIX

http://m.publico.es/sociedad/1906640/no-publicar-escuela-moderna

La transición borró los nombres de las mayores defensoras de la educación pública

Una vida de película llevó a las hermanas Úriz, pioneras de la escuela moderna en España, a luchar contra el fascismo en la II Guerra Mundial, denunciar ante Naciones Unidas las condiciones de las presas en cárceles de Franco y a promover el Día Mundial del niño, aún vigente, entre otros episodios silenciados en la España democrática

PATRICIA CAMPELO Madrid 27/06/2014

hermanas Uriz

Tres décadas después de su fallecimiento en Berlín Oriental, los nombres de Josefa (1883-1958) y Elisa Úriz Pi (1893-1979) han resonado en un pequeño rincón de Navarra. Un amplio programa de actos organizados por el Ayuntamiento del Valle de Egües, su lugar de origen, ha recordado durante cuatro días el elevado compromiso social de estas hermanas que defendieron los derechos de la mujer y de la infancia ante Naciones Unidas, lucharon con la resistencia francesa en París durante la Segunda Guerra Mundial y se enfrentaron a la Iglesia en defensa de una educación igualitaria, entre otros hitos.

Desde la semana pasada, una plaza de esta localidad navarra lleva el nombre de las dos intelectuales. Además, un colegio público espera ahora la autorización del Gobierno de Navarra para poder rebautizarse con el nombre de una de ellas.

Poseedoras de una mentalidad progresista y una conciencia crítica, la vida de las hermanas Úriz Pi está plagada de episodios, dentro y fuera de España, en defensa de los valores democráticos. Ambas militaron en el Partido Comunista, y tuvieron que exiliarse en 1939. Con la Transición, y el regreso de la democracia tras cuatro décadas de dictadura sus nombres quedaron silenciados.

“Se olvidaron de ellas porque eran dos comunistas y aquí siempre se ha tratado de minimizar el trabajo intelectual realizado por militantes comunistas, a los que se les ha tildado más de saboteadores que de gente que quería ayudar y enseñar”, lamenta Olga García Domínguez, hija de miembros del PCE exiliados en Alemania y vecina de Elisa Úriz en Berlín Oriental. “En este país se ha ocultado todo”, subraya.

Olga es una de las personas que ha preservado el legado de las hermanas Úriz a través de los múltiples documentos que guarda de ellas, fruto de la estrecha convivencia que mantuvieron los padres de Olga con Elisa tras la muerte de la hermana mayor.

Pioneras de la escuela moderna en España
Maestras de profesión, se considera a Josefa y a Elisa como las precursoras de la escuela moderna en España. Introdujeron los avanzados métodos educativos de María Montessori, Celestine Freinet, Ovide Decroly y Jean Piaget, entre otros, décadas antes de que comenzaran a generalizarse en el país.

Democratizaron las aulas eliminando las tarimas, se opusieron a los castigos, promovieron las asociaciones de padres y madres, sustituyeron los manuales por apuntes e introdujeron el comentario de texto sobre lecturas relacionadas con la realidad social. Josefa Úriz, Pepita, que dirigió la escuela normal de Magisterio de Lleida, creó la primera cátedra de estudio del catalán, abrió una residencia laica para que las jóvenes no se tuvieran que alojar en conventos y modernizó la biblioteca de la escuela, con una sala de lectura y gestión de préstamo de libros, antes inexistente.

“Eran mujeres muy activas; estuvieron en París, en el Congreso de la Paz, y becadas en Europa” relata Olga. En concreto, Pepita trabajó en Bélgica con el doctor Decroly y Elisa en Ginebra, estudiando los nuevos métodos de aprendizaje musical de Dalcroze, según ha indagado el historiador y periodista Manuel Martorell, que ha investigado la vida de estas dos hermanas y, junto a Olga, participó en los actos de homenaje de la pasada semana en Navarra.

Desterrada por recomendar una lectura feminista
La llegada de Pepita Úriz a la escuela normal de Magisterio de Lleida, con sus métodos avanzados, llamó pronto la atención de los estamentos más conservadores de la ciudad. “El obispo Josep Miralles la denunció ante el rectorado de la universidad por haber recomendado a sus alumnas que leyeran un libro de Margarita Nelken”, cuenta Olga. La denuncia derivó en un expediente que acabó convirtiéndose en una cuestión de estado. “Intelectuales de la época como Menéndez Pidal, Ramón y Cajal y Julián Besteiro firmaron un manifiesto de apoyo a Pepita”, explica.

El propio presidente de las Cortes salió en su defensa, paralizando el proceso y provocando la dimisión del ministro de Educación. Pero la llegada de la dictadura de Primo de Rivera reabrió el expediente, y fue expulsada a 100 kilómetros de la ciudad sin empleo ni sueldo durante un año. “Hubo una campaña a su favor y sus compañeros hicieron una colecta para poder pagarle durante un año el salario”, añade.

Hasta 100.000 menús infantiles al día en plena guerra
Sensibilizadas con las víctimas más débiles de la Guerra Civil, los niños, ambas hermanas participaron en la ayuda de retaguardia. “Estuvieron muy activas en las colonias pedagógicas, alimentando a los niños”, indica Olga. Llegaron a dar, según datos contrastados por Martorell, hasta 100.000 comidas al día. Pepita fue, desde septiembre de 1938, directora general de Evacuación y Refugiados, nombrada por el gobierno de la República. Ayudaron también a cientos de profesores a partir hacia el exilio.

hermanas uriz 2

Antes del estallido de la guerra, las hermanas se habían afiliado al Partit Comunista de Catalunya, donde también militaba el que fuera marido de Elisa, el secretario general de la UGT catalana Antonio Sesé. “Lo mataron el día que iba a tomar posesión de su cargo de ministro”, apuntala Olga. El matrimonio junto a la hermana mayor, Pepita, promovió la fundación del Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Esta última, además, fue elegida secretaria general de la rama catalana del principal sindicato de trabajadores de la enseñanza, FETE-UGT, en agosto de 1936, y elevada a presidenta año y medio después, según consta en la documentación que Olga conserva de las hermanas.

Con una trayectoria a sus espaldas en defensa del progreso y la democracia -en 1934 impulsaron la asociación Mujeres Antifascistas Españolas-, Elisa y Pepita Úriz no tenían sitio en la oscura dictadura que cercenó de raíz los avances republicanos. En febrero de 1939, dos meses antes de que los militares sublevados, con Franco a la cabeza, proclamaran su victoria en Burgos, las hermanas navarras abandonaron el país para no volver nunca más.

Lucha contra el fascismo en el maquis francés
Cruzaron la frontera por los Pirineos, y en el exilio en Francia volvieron a vivir de manera intensa otra guerra. Lucharon contra el nazismo al lado de la resistencia española en París, formando parte del núcleo dirigido por los hermanos Miret. Cuando este grupo fue desarticulado, en 1942, Josep Miret fue asesinado en el campo de concentración de Mauthausen. Elisa y Pepita lograron escapar.

“A Elisa no le gustaba mucho hablar de sus ‘batallitas’, como ella decía. Cuando empecé a mirar con detenimiento sus documentos comencé a saber más de su vida. Vi que tenía hasta un carnet para portar armas, consecuencia de su pertenencia al primer grupo armado de la resistencia parisina”, detalla Olga.

Tras años escasos de tranquilidad en París, el gobierno francés expulsó a los militantes comunistas en el marco de la denominada ‘Operación Bolero’, en 1950. Las hermanas navarras recibieron su expulsión en abril de 1951. La Guerra Fría las obligaba a vivir en su lado ideológico del mundo, y cruzaron el Telón de Acero para instalar su residencia en Berlín Oriental. Pepita murió y fue enterrada en esta ciudad. La hermana menor continuó su actividad intelectual, más sosegada en los últimos años, según recuerda Olga, estudiante de Medicina en aquel tiempo. “Era una mujer muy generosa y solidaria; mi padre era ciego y ella bajaba todos los días a leerle los periódicos. También le interesaba mucho la actualidad política, leía prensa de diferentes países a diario”.

En defensa de las mujeres presas en cárceles de Franco
Elisa Úriz, en el marco de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM), donde llegó a la secretaría general, propuso que cada 1 de junio se celebrara en todo el mundo una jornada para la infancia equiparable al 8 de marzo para la mujer. Tras años de trabajo, Naciones Unidas proclamó el Día Mundial del Niño, cita que muchos países siguen recordando. “Después, costó mucho que se mantuviera porque dentro de la Federación había mujeres de muchas orientaciones políticas que apoyaban que cada país tuviera su propio día de la infancia”, aclara Olga, cuya madre, Isabel Domínguez, sustituyó a Elisa como representante española en la FDIM.

Con esta organización, la menor de las Úriz denunció las condiciones en que vivían las presas en las cárceles de Franco, y logró en 1948 que una comisión de juristas visitara las prisiones madrileñas de Las Ventas y Yeserías. Elisa formó además parte de la Unión de Mujeres Españolas, organización integrada por grupos que actuaban en la clandestinidad durante la dictadura, y participó en el consejo de redacción de la revista Mujeres Antifascistas Españolas con Dolores Ibárruri, Victoria Kent y Teresa León, entre otras. “Este movimiento estaba originado por las mujeres de los presos, las que lucharon por las libertades de sus compañeros y por la libertad en general”, concreta Olga.

35 años después del fallecimiento de Elisa, el Valle de Egües (18.000 habitantes), ha reconocido la figura de estas dos mujeres, desconocidas en su país, que con su trabajo allanaron el camino por el que se han ido conquistando los derechos sociales de las mujeres en muchos países del mundo.

Fuente original (on line): Público.es http://www.publico.es/politica/530506/la-transicion-borro-los-nombres-de-las-mayores-defensoras-de-la-educacion-publica

10 Razones para sacar la religión de la escuela pública

10 Razones para sacar la religión de la escuela pública

mujeres masonas

1. Provoca la segregación del alumnado en función de la ideología de sus padres o madres.

2. Los programas de esta asignatura son elaborados por las autoridades religiosas. Algunos de sus contenidos y valores van en contra de los derechos de las mujeres y la libertad sexual.

3. Las clases de religión, restan horas a otras asignaturas.

4. Pagamos con el dinero de toda la ciudadanía el adoctrinamiento de algunos.

5. Los profesores y profesoras de religión son seleccionados en base a su fe, directamente por el obispado, y pagados con dinero público.

6. Algunos contenidos y valores religiosos se enfrentan abiertamente a la razón y a la ciencia.

7. La educación en igualdad de niños y niñas no es compatible con valores religiosos que proclaman la subordinación de las mujeres como elemento esencial en la configuración de la sociedad.

8. La educación en la diversidad no es compatible con un sistema que prioriza a una religión y la introduce en sus contenidos escolares.

9. Los valores religiosos pueden ir en contra del pensamiento crítico o la autonomía personal.

10. Las distintas religiones deben usar sus recintos propios para el adoctrinamiento, y no la escuela, que debe educar en valores universales y posibilitar el acceso a los conocimientos científicos.

Eco Republicano

Fuente: Eco Republicano [En linea] http://www.ecorepublicano.es/2014/02/10-razones-para-no-dar-religion-en-la.html?m=1. Consulta [12-02-2014]

Las Maestras de la República, premio Goya a la mejor película documental

Una buena noticia que nos trae Eco Republicano: Las Maestras de la República, premio Goya a la mejor película documental

Las Maestras de la República’, con guión y dirección de Pilar Pérez Solano, se llevó el Goya al mejor documental. La cinta pone en valor el compromiso por la educación, la justicia y la igualdad.

mujeres masonas

El documental, a través de la recreación de una maestra de la época y de imágenes de archivo inéditas, nos descubre el maravilloso legado que nos han dejado las maestras republicanas y que ha llegado hasta nuestros días.

El sindicato UGT presentó el año pasado este documental con el que se pretende hacer un reconocimiento público al papel de las mujeres comprometidas con la igualdad social y de género y, especialmente, a las maestras republicanas por su interés en innovar, investigar y desarrollar un discurso propio en el ámbito de la educación. Con enorme inteligencia y valentía se embarcaron en los viajes de estudios que las llevarían lejos de España, se incorporaron a las misiones pedagógicas, ocuparon puestos de dirección en los colegios, y tomaron la palabra en las organizaciones sindicales, políticas y en las asociaciones feministas y ciudadanas.

Fueron pioneras en procesos de innovación, investigación y prácticas pedagógicas que abrían las aulas a una metodología activa y participativa. Porque creían en la igualdad, derribaron los muros que separaban a alumnos y alumnas, proponiendo prácticas de relación que les permitirían compartir intereses y conocimientos. Una coeducación que, con el tiempo, les serviría para aprender a compartir la vida en igualdad.

Para FETE UGT el legado de las maestras republicanas es hoy un referente de la educación que defendemos. Las investigaciones, ensayos, propuestas didácticas y pedagógicas que nos dejaron, son más necesarias que nunca para impulsar un proyecto educativo en la construcción de un mundo democrático. Sus vidas son el testimonio del compromiso con la educación, la justicia y la igualdad. Su recuerdo forma parte de nuestro presente y el inicio de nuestro futuro.

Por ello, en los tiempos tan críticos como los que estamos viviendo, con un continuo ataque a la educación y a otros derechos sociales que son fundamentales para el desarrollo de nuestra democracia y bienestar, volvemos sobre sus pasos y recordamos aquellos momentos en el que lucharon por lograr mayores cuotas de igualdad, solidaridad y justicia.

En definitiva, el documental pretende contribuir a la difusión de los valores de una educación pública, obligatoria, gratuita, activa, laica, bilingüe, solidaria y de ciudadanía que impregnaron el trabajo de las Maestras de la República y que queda patente en esta obra.

Más información:

http://lasmaestrasdelarepublica.com

Fuente: www.nuevatribuna.es

Fuente: Las Maestras de la República, premio Goya a la mejor película documental [en linea] http://www.ecorepublicano.es/2014/02/las-maestras-de-la-republica-premio.html?m=1 [consulta: 12/02/2014]

Enlace

Plataforma de Madrid por la defensa de la Etapa de Educación Infantil 0-6 años

Todas las criaturas, desde el nacimiento, tienen derecho a una educación respetuosa, cuidada, sana, cálida, libre, feliz y digna; ser protagonistas de su desarrollo en una relación armónica con sus iguales y con el patrimonio común de la humanidad. Exigimos políticas de Primera Infancia, sociales y públicas, una etapa de educación infantil inclusiva, con identidad propia; reconocimiento de la ciudadanía de los niñ@s y que las administraciones y la sociedad civil garanticen estos derechos básicos

mujeres masonas

EL JUEGO ES EL DISFRAZ DEL APRENDIZAJE (Francisco Mora)
En esta excelente entrevista de Carlos Arroyo al neurocientífico Francisco Mora encontramos algunas claves sobre la importancia de la educación infantil; sobre la capacidad de centrar atención y sus tiempos neurológicos; sobre lo que se graba, almacena y recupera y la mediación emocional; sobre la relevancia de los aprendizajes ligados al juego y a las emociones que suscita; sobre la importancia de permitir que los niños cometan errores y su potencial de aprendizaje; sobre la trascendencia de una preparación excelente del profesorado, también en los aspectos neurocientíficos pues implican el desarrollo de un cerebro humano que tiene una enorme plasticidad, pero también “ventanas plásticas”, “períodos sensibles” decía María Montessori, que se abren y cierran en determinados periodos, fuera de los cuales los aprendizajes que rigen son mucho más dificultosos; sobre la importancia de la genética pero también, y fundamentalmente, del ambiente y sus condiciones.
¿Se lo contamos al Ministro Wert y a la mayoría de Consejer@s de Educación?
Ofrecemos a continuación algunos extractos del texto:

Sostienes que un buen entorno de aprendizaje previo al colegio, hablándole al niño, jugando, interaccionando, contándole historias… le facilita luego la educación formal.

Sin duda. En el niño de pocos años se forman millones de sinapsis cada día, pero eso no debe hacernos creer que si le empapamos de música clásica luego será naturalmente músico. Eso no funciona de una manera tan mecánica. Lo que sí debemos hacer es dejar que el niño juegue. No olvidemos que el juego es el disfraz del aprendizaje. Cuando un niño juega no está perdiendo el tiempo, está aprendiendo. Pensemos en un niño que tira el juguete, gatea y lo vuelve a coger, para volverlo a tirar. No está perdiendo el tiempo, está grabando preprogramas motores en diferentes áreas del cerebro que le servirán para toda la vida. ¿Cómo si no podría yo coger esta taza de té con total precisión y casi sin mirarla? Pues, gracias a los juegos de cuando tenía dos años y tiraba los juguetes para volver a cogerlos, entrené esos circuitos motores, los grabé en mi cerebro y ahora los utilizo constantemente. A estas edades, lo más eficaz es jugar. Es esencial.
…Eso es lo que hace tan importante esa época, en la que parece que los niños solo hacen ruiditos o movimientos torpes y, en realidad, lo están ensamblando todo.

Por eso es tan importante la educación. Y por eso sostengo que los niños deben empezar a aprender en el parque, en la naturaleza… Aunque a algunos les suene extraño. Lo que pretendo con la neuroeducación es mirar la evolución biológica y aprender de ella para aplicarla a nuestros procesos educativos. Los abstractos, que son la construcción de las ideas, vienen después de los primeros años, cuando el mundo perceptivo ha sido rico. Los perceptos concretos permiten al cerebro construir los abstractos, gracias a sus códigos. Es decir, para construir bien las ideas abstractas, los conceptos, hay que construir antes los perceptos, los elementos básicos de la percepción. Los conceptos se adquieren desde muy temprano, pero, en los dos primeros años, lo sensorial, lo concreto, los perceptos son muy importantes para la construcción los futuros conceptos.

De ahí la gran importancia educativa del mundo real, de lo natural.

Sí, porque el niño capta la hoja que se mueve con el viento, el color provocado por la luz que incide sobre ella de determinada manera… todo eso es tan rico perceptivamente hablando… es riqueza pura para el aprendizaje en un cerebro infantil. Y luego se plasma en la riqueza de sus abstractos.

…¿Crees que somos conscientes de eso?

Pienso que no. Porque no solo se trata de que un profesor sepa o no por donde pasa este río. Es que un profesor mal preparado no parece ser consciente de su responsabilidad de enseñar a un niño, de formarlo. Y recordemos algo esencial: formarlo conlleva transformar física y químicamente su cerebro. Es como si con lo que dices y lo que haces te metieras dentro de su cerebro y lo modificaras, lo esculpieras, como el escultor con su cincel esculpe y construye una figura a partir de una masa de mármol amorfa. Esa es una responsabilidad enorme, que no parecen conocer algunos profesores, con grandes carencias y determinadas actitudes. Y además, claramente no todo el mundo sirve para ser un buenescultor de cerebros.

Dices que la secuencia de aprendizaje arranca con la emoción, se despierta la curiosidad, se concentra la atención, el interés se mantiene y culmina con el proceso de razonamiento y aprendizaje. ¿Cómo explicarías a un profesor que la emoción es tan importante para aprender y no un eslogan psicológico?

Es sencillo: mejor con hechos que con palabras. Imagina a un profesor que describe un árbol con su tronco, sus ramas, sus hojas… y, al cabo de cinco minutos, se vuelve y encuentra a Pedrito despistado. Le riñe, tratando de suscitar en él la atención que no ha conseguido con su relato. Piensa ahora en ese mismo profesor en una situación ideal. Dice a los chicos: vamos a estudiar la cebra. Nadie atiende. Pero abre la puerta del aula y entra una cebra. ¿Te imaginas a los niños? ¿Cómo sería posible no sentir curiosidad? Los niños no se pondrían a mirar por la ventana. Se comerían a la cebra con la mirada. La curiosidad daría paso a una atención extremadamente intensa. Y eso dispararía definitivamente el proceso de aprendizaje.

Fuente: Plataforma de Madrid por la defensa de la Etapa de Educación Infantil 0-6 años<http://plataformademadrid06.blogspot.com.es/2014/02/el-juego-es-el-disfraz-del-aprendizaje.html?m=1> [Consulta: 12/02/2014]
Enlace

Orwell: En España no sólo había una Guerra Civil, sino el inicio de una revolución

El escritor inglés plasmó en ‘Homenaje a Catalunya’ su experiencia personal en el frente de Aragón y sus opiniones sobre el proceso revolucionario que estaba iniciándose en Catalunya y que fue reprimido, entre otros, por la Unión Soviética, según escribió. Pero la traducción de la obra permaneció duramente censurada en España hasta 2003, como ha detallado el profesor de la Universidad de Alcalá Alberto Lázaro.

ALEJANDRO TORRÚS ⎮Público ⎮Madrid 12/01/2014

mujeres masonas
George Orwell

Cuando George Orwell, cuyo nombre real era Eric Blair, llega a Barcelona el 26 de diciembre de 1936, se encuentra con una situación “abrumadora y sorprendente”. Los trabajadores “habían requisado casi todos los edificios y los habían tapizado de banderas rojas o con la bandera roja y negra de los anarquistas, habían pintado la hoz y el martillo y las iniciales de partidos revolucionarios en todas las paredes; habían saqueado casi todas las iglesias y quemado las imágenes”. Orwell quedó fascinado.

“Era la primera vez que yo pisaba una ciudad donde estaban al mando los obreros”, escribe el autor de ’1984′ en la obra Homenaje a Cataluña, donde muestra su experiencia personal en el frente de Aragón y sus opiniones sobre el proceso revolucionario que estaba iniciándose en Catalunya y que en su opinión fue reprimido por, entre otros, la Unión Soviética.

Pero lo que más sorprendió al famoso novelista y escritor no eran ya los edificios “requisados” sino el cambio en las relaciones humanas. “Los camareros y los dependientes de los comercios te miraban a los ojos y te trataban de igual a igual. Las formas de tratamiento serviles o ceremoniosas habían desaparecido temporalmente. Nadie decía señor, ni don, ni siquiera usted, sino que todos se llamaban camarada, se tuteaban y se decían salud en lugar de buenos días”.

Esta sensación de que la revolución social se estaba implantando fue mantenida por Orwell durante su estancia en el frente de Aragón junto a las milicias del POUM, partido al que se alistó nada más llegar a Barcelona porque “en aquel momento y en aquel ambiente parecía lo único lógico”. En el frente de batalla no había jerarquías, todo el mundo se tuteaba y todos los soldados, del rango que fueran, cobraban lo mismo. Eso sí, puntualiza, todos obedecían las órdenes, aunque la guerra, como tal, que se encontró en Aragón, entre enero y abril de 1937, no era lo que él esperaba.

“Los ingleses adquirieron la costumbre de decir que aquello no era una guerra, sino una siniestra pantomima. Los fascistas apenas disparaban. El único peligro era el de las balas perdidas, que (…) llegaban de varias direcciones. Todas las víctimas de aquella guerra las causaban las balas perdidas”, señala el escritor.

La percepción de que la revolución social se estaba implantando en Catalunya desapareció en la primavera de 1937, sobre todo, tras los sucesos de mayo cuando la Guardia de Asalto de la República tomó el edificio de Telefónica de la ciudad condal, que hasta entonces y desde el inicio de la guerra había estado controlado por los trabajadores, en su mayoría afiliados al sindicato anarquista CNT, y tras el inicio de la feroz represión de los dirigentes del POUM, ilegalizado el 15 de junio, que acabó con el secuestro y posterior asesinato de Andreu Nin a manos de agentes soviéticos.

“Yo no era culpable de nada más que de trotskismo. Que hubiera combatido en la milicia del POUM bastaba para enviarme a la cárcel””Los estalinistas estaban en el poder y todo el mundo sabía que los trotskistas corrían peligro (…) No estaban deteniendo a criminales; era meramente el reinado del terror. Yo no era culpable de nada, en concreto, pero sí de trotskismo. El hecho de que hubiera combatido en la milicia del POUM bastaba para enviarme a la cárcel”, escribe Orwell, que ha reconocido en varias ocasiones que su experiencia en la Guerra Civil española fue la que le hizo “abrir los ojos” sobre la realidad de la Unión Soviética de Stalin y su deriva totalitarista.

Su experiencia en el frente de Aragón con la milicia del POUM, primero, y las Brigadas Internacionales, después; y en Barcelona el invierno de 1936/37 y el mes de mayo de 1937 llevaron al autor a señalar que “lo que había sucedido en España no era sólo una Guerra Civil, sino el inicio de una revolución”.

“Sólo era el comienzo de una revolución, no una revolución completa. Incluso cuando los trabajadores, sin duda en Catalunya y posiblemente en todas partes, tuvieron el poder para hacerlo, no derrocaron ni reemplazaron el Gobierno. Es evidente que no podían hacerlo con Franco a la puerta y con parte de la clase media de su lado. El país atravesaba una etapa de transición que podía derivar hacia el socialismo o hacia una república convencional”, escribe el autor.

Bajo su punto de vista, la Guerra Civil española y el conflicto interno que se vivió en el bando republicano fue silenciado por la prensa internacional. ”Otra de las enseñanzas que me llevo de esta guerra es que tanto la prensa de derechas, como la prensa de izquierdas, mienten por igual”, llega a escribir. “La prensa antifascista europea ha tratado de ocultar [el aspecto revolucionario], reduciéndolo todo a una cuestión de fascismo contra democracia y pasando por alto en lo posible el aspecto revolucionario. En Inglaterra, donde la prensa está más centralizada y la opinión pública es más fácil de manipular que en ninguna otra parte, sólo se ha dado publicidad a dos versiones de la guerra de España: la versión de la derecha de unos patriotas cristianos enfrentados a unos bolcheviques con las manos manchadas de sangre, y la de la izquierda de unos caballerosos republicanos aplastando una revuelta militar”, explica.

Problemas para su publicación

La obra Homenaje a Cataluña de George Orwell tuvo serios problemas para ver la luz debido a la feroz crítica al stalinismo. De hecho, el libro pondrá en aprietas la relación de Orwell con su editorial habitual, que se negó a publicar la obra, y que finalmente salió a la venta con la pequeña editorial Secker & Warburg. “La ‘verdad’ que quería contar Orwell en su libro sobre España resultaba excesivamente incómoda para un editor que se sentía, como tantos otros, compañero de viaje del Partido Comunista”, escribe Miquel Berga, doctor en Filología Inglesa por la Universidad Autónoma de Barcelona y especializado en escritores ingles y la Guerra Civil española.

No obstante, la publicación de la obra fue un fiasco editorial. Los 1.500 ejemplares de la primera edición aún no se habían agotado a la muerte de Orwell en 1950. La editorial tardó 14 años en recuperar el avance de 150 libros que había pagado al autor. Sin embargo, en 1975, las ventas ya eran millonarias, tal y como recoge Berga.

En España, la publicación del libro de Orwell tuvo que esperar más de treinta años. La primera edición, publicada en 1970 en catalán y en castellano, fue duramente censurada y hasta 2003 no se público el libro tal y como lo escribió el escritor inglés. Alberto Lázaro, profesor de la Universidad de Alcalá, ha hecho un estudio meticuloso de la censura franquista en el libro de Orwell. Lázaro resume en una tabla comparativa lo escrito por Orwell y lo publicado en el régimen franquista.

Así, la obra publicada, vigente hasta 2003, no podía hablar de “fascistas” sino de “franquistas o nacionales”; la ”bandera nacional catalana” debía ser “la bandera catalana”; lo que Orwell llamaba el alzamiento del pueblo español fuese sustituido por “la izquierda española”; o que cuando el autor decía que valía la pena luchar por el Gobierno “contra el fascismo más crudo y desarrollado de Franco y Hitler” se le hiciese decir simplemente “contra el fascismo”. En otros casos, sin embargo, se optó por la eliminación de un párrafo entero, como uno en el que Orwell afirma que Franco “está vinculado a los latifundistas feudales y defendía la vetusta reacción militar eclesiástica”.
Citas de Orwell sobre la Guerra Civil:
Sobre España y españoles

“Prefería ser extranjero en España que en cualquier otro país. ¡Qué fácil es hacer amigos en España! Al cabo de un día o dos, ya había veinte milicianos que me llamaban por mi nombre de pila, me enseñaban toda clase de trucos y me abrumaban con su hospitalidad”.

“A los españoles se les dan bien muchas cosas, pero no combatir. A todos los extranjeros les horroriza su ineficacia y, sobre todo, su desesperante falta de puntualidad. Lo quiera o no, un extranjero siempre acabará aprendiendo la palabra mañana. Siempre que es humanamente posible, los asuntos de hoy se posponen a mañana. Tan evidente es que los propios españoles bromean con ello. En España, desde una batalla a una comida, nunca ocurre a la hora acordada”.
Sobre la preparación de la milicia del POUM y el material bélico

“La supuesta instrucción consistía solo en estúpidos y anticuados ejercicios de desfile: variación derecha, variación izquierda, media vuelta, en columna de tres y todos sinsentidos que habría aprendido a los quince años. Era un modo insensato de entrar a un ejército de guerrilleros. Es evidente que, si solo se dispone de unos días para adiestrar a un soldado, es imprescindible enseñarle lo más necesario: a ponerse a cubierto, a avanzar por terreno despoblado, a montar guardias y construir un parapeto y, sobre todo a utilizar armas. Sin embargo, aquella turba de muchachos entusiastas a quienes iban a enviar al frente al cabo de unos días no aprendía a disparar un fusil o a quitar el seguro de una granada. En aquel momento, no caí en la cuenta de que sencillamente no tenían armas. En la milicia del POUM, la falta de fusiles eran tan desesperante que las tropas recién llegadas al frente tenían que utilizar los de los soldados a quienes habían ido a relevar”.

“Los proyectiles eran viejísimos; no recuerdo quién encontró una espoleta con la fecha impresa y era de 1917. Los cañones fascistas eran del mismo fabricante que los nuestros, y los obuses que no llegaban a estallar se reparaban y se volvían a utilizar contra ellos. Se contaba que había un proyectil, que tenía mote propio, que iba de un lado al otro sin explotar nunca”.
Enfrentamiento en la Telefónica a favor de los anarquistas

“En cuanto supe lo que ocurría me sentí aliviado. La cosa estaba clara. De un lado estaba la CNT, del otro la Policía. No siento especial simpatía por el “obrero” idealizado por los comunistas burgueses, pero cuando veo a un obrero de carne y hueso enfrentado a su enemigo natural, el policía, no necesito preguntarme de qué lado estoy”.
Barcelona, en la primavera de 1937

“La indiferencia generalizada por la guerra me pareció sorprendente y repulsiva. Horrorizaba a los que llegaban a Barcelona procedentes de Madrid o incluso de Valencia. En parte se debía a lo lejos que estaba del frente. (…) Nadie quería perder la guerra, pero la mayoría quería que acabara cuanto antes. Se notaba en todas partes. Fueras a donde fueses te recibían con la misma observación: ‘¡Qué guerra tan terrible! ¿Cuándo acabará?’ A la gente con conciencia política le preocupaban más las rencillas internas entre los anarquistas y los comunistas que la lucha contra Franco.
Herido en el frente

Apenas llevaba diez días en el frente cuando me hirieron. Recibir un balazo es una experiencia interesante, y creo que la pena describirla con detalle. (…) Es muy difícil decir lo que sentí, aunque lo recuerda de manera muy vívida. A grandes rasgos, tuve la sensación de encontrarme en el centro de una explosión. Creí oír una detonación muy fuerte, vi una luz muy intensa y sentí una tremenda sacudida, aunque no me dolió: sólo fue una una sacudida muy violenta, como una descarga eléctrica, acompañada de una debilidad terrible, como si me hubieran golpeado y no tenía fuerzas para hacer nada. (…)

“Enseguida supe que me había dado. (…) Justo después se me doblaron las rodillas. Caí y me golpeé la cabeza contra el suelo, pero por suerte no me dolió. (…) Cuando me incorporaron, me salió un chorro de sangre de la boca y oí decir a un español que tenía detrás que la bala me había atravesado limpiamente el cuello. Noté que el alcohol, que en condiciones normales me habría escocido como un demonio, me producía un frescor agradable en la garganta. (…) Di por hecho que estaba listo. Nunca había oído hablar de hombre o animal al que hubieran disparado en el cuello y que hubiese sobrevivido.”

“Debieron pasaron dos minutos en los que pensé que me habían matado. Y eso también fue interesante; me refiero a que es interesante saber en qué piensa uno en una ocasión así. Aunque parezca un tópico en lo primero que pensé fue en mi mujer. Lo siguiente que sentí fue una violenta rabia por tener que dejar este mundo, en el que, a pesar de todo, me encuentro muy bien. Tuve tiempo de sentirlo de forma muy vívida”.

Fuente: http://www.publico.es/politica/494645/orwell-en-espana-no-solo-habia-una-guerra-civil-sino-el-inicio-de-una-revolucion
Orwell: “En España no sólo había una Guerra Civil, sino el inicio de una revolución”, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Fuente: Iniciativa debate. Orwell: “En España no sólo había una Guerra Civil, sino el inicio de una revolución” [en línea]
http://iniciativadebate.org/2014/01/12/orwell-en-espana-no-solo-habia-una-guerra-civil-sino-el-inicio-de-una-revolucion/ [consulta 19-01-2014]
Enlace

El proyecto educativo durante la II República

Día 11.12.13
La escuela republicana

maestras

La España de la primera mitad de la década de los años 30 es un país atrasado y pobre, con una tasa de analfabetismo entre la población del 32% en el año 1930. Después de la dictadura de Primo de Rivera la sociedad española necesitaba un cambio.

El 14 de abril de 1931 se proclamó la II República en todo el Estado español. El nuevo gobierno invirtió mucho dinero y energías en lo que sin duda fue su proyecto estrella: La renovación del sistema educativo español, que consistía en una escuela pública, obligatoria, laica, mixta, inspirada en el ideal de la solidaridad humana.

Los niños y las niñas se mezclaron en las mismas aulas, donde se educaban en igualdad, y se favoreció un tránsito sin sobresaltos desde el parvulario a la universidad.

La II República Española encarnó la democracia y la modernidad, la libertad, la educación y el progreso, la igualdad y los derechos universales para todos los ciudadanos.

A la espera de que se aprobara la Constitución, en diciembre, el Gobierno tomó, mediante decretos urgentes, las primeras medidas: se reconoció el Estado plural y las diferencias lingüísticas (se respeta la lengua materna de los alumnos) y al frente del Consejo de Instrucción Pública se nombró a Miguel de Unamuno.

El profesorado
La república quiso poner en las escuelas a los mejores educadores, que tuvieran las mejores cualidades para formar y entusiasmar a los alumnos. Pero esto era difícil ya que los profesores tenían una formación tan baja como su sueldo (a los aspirantes a profesores no se les exigía ni tan siquiera el bachillerato).

Así que se pusieron manos a la obra; hicieron cursillos, conferencias y jornadas para la formación de los maestros y se les subió su miserable sueldo a 3.000 pesetas.

La carrera de Magisterio, elevada a categoría universitaria, dignificó la figura del maestro. A los aspirantes se les exigió, desde entonces, tener completo el bachillerato antes de matricularse en las Escuelas Normales, donde se enseñaba pedagogía y había un último curso práctico pagado.

Ahora los profesores eran personas de prestigio con un buen sueldo, respetadas y admiradas por todos. Que disfrutaban de la enseñanza haciéndolo con naturalidad, sencillez y cariño.

La construcción de Escuelas
La República heredó una inmensa carencia de escuelas y de maestros, un lastre que el sistema educativo español arrastraba desde hacía más de cien años. Según un informe que encargó Rodolfo Llopis a la Inspección, había en España 32.680 escuelas y un déficit de 27.151, o lo que era lo mismo: había un millón de niños sin escolarizar.

Las carencias todavía eran más evidentes al considerar la precariedad de los edificios dedicados a escuelas, la situación de la educación de la mujer, la formación del profesorado, la educación de adultos, etc.

Para paliar esta situación, gobierno republicano proyectó construir alrededor de 27.000 escuelas, se construían una media de 5.000 escuelas al año excepto el primero en el cual se construyeron 7.000. Mientras tanto, los ayuntamientos habilitaban zonas, salas… donde poder dar clase a los niños. A los mayores incluso se les dio clase en las salas de autopsia de los cementerios. Se daba clase donde se podía.

Invirtieron mucho dinero en construcción de aulas que garantizaban una iluminación natural homogénea, zonas de estudio y recreo, más bibliotecas, lugares donde poder practicar deportes, laboratorios…

El Instituto-Escuela

imprenta
El instituto escuela nació el 10 de mayo de 1918 como impulsor de la reforma de enseñanza pública. El sistema de enseñanza se consolidó con la llegada de la Segunda República, la nueva institución pretendía elevar el nivel cultural de España y educar a los ciudadanos para que se desenvolvieran con soltura ante la vida. También fue un centro interclasista donde asistían hijos de intelectuales pero también hijos de tenderos y profesiones liberales.

El primer Instituto-Escuela se construyó en Madrid pero después se abrieron otras sedes en Barcelona, Valencia y Sevilla.

Fue elegido un método de enseñanza que excluía libros de texto y se inclinaba más por las excursiones, los trabajos manuales, los idiomas, el deporte y se utilizaban muchos libros de lectura y consulta.

Los alumnos se encuadernaban y editaban sus propios libros de los apuntes que habían tomado en clase, los libros incluían dibujos y esquemas como si fueran de una enciclopedia. Así, los alumnos iban organizando su propio saber y aprendiendo a expresarse.

Iban a clase de lunes a sábado para aprender a ser autónomos, creativos, productivos… En aulas de no más de 30 alumnos. Aprendían todo de manera amena, y práctica, interesaba que los alumnos tuvieran una formación completa, así que aprendieron de todo: a tallar madera, Artes escénicas y baile, artesanía, deporte, música, pintura. Sobre la naturaleza; salían al patio de la escuela a analizar hojas, insectos, observar los pájaros… y hacían muchas excursiones, ya que creían fundamental la visión directa del conocimiento de la naturaleza. También una vez a la semana visitaban museos y fábricas, así mantenían un contacto con la cultura y con los medios de producción de la época.

Las Misiones Pedagógicas
El Patronato de Misiones Pedagógicas, fue creado en 1931. Quizá uno de los proyectos que tuvo más repercusión fueron las Misiones Pedagógicas, encargadas de llevar a las zonas rurales la extensión cultural y fomentar la modernización de los métodos de enseñanza de los maestros. Pusieron especial atención en los intereses culturales de la población rural mediante bibliotecas populares, organización de lecturas, clases de dibujo y pintura. También hicieron sesiones cinematográficas para conocer otros pueblos, teatrillos, sesiones musicales de coros y orquestas, audiciones por radio y exposiciones de arte con museos itinerantes de calidad, en sitios muy aislados.
Era necesario remodelar culturalmente esas zonas que habían tenido un único referente moral y cultural: La Iglesia.

Las Misiones Pedagógicas no tenían una duración fija, ésta oscilaba entre uno y quince días, dependiendo de las actividades programadas en cada lugar y del itinerario pendiente. El equipo misionero, encargado de llevar a cabo las actividades, disponía de proyectores, gramófonos, escenarios de sencillo y rápido montaje, y lotes de libros y discos, para ofrecer: conferencias seguidas de coloquios; charlas sobre temas instructivos, profesionales, sanitarios y de educación cívica… etc.

misiones pedagogicas

Al acabar la Misión Pedagógica, se le entregaba al maestro una pequeña biblioteca para instalar en la escuela y, en ocasiones, un gramófono con un pequeño lote de discos.

Entre los misioneros, que ejercían su labor con ilusión y entrega, había todo tipo de personas: desde maestros o profesores, artistas, jóvenes estudiantes, hasta personalidades que después se convertirían en intelectuales.

Dentro de las Misiones Pedagógicas, se creó el Servicio de Bibliotecas. Cada biblioteca recibía una caja que contenía una colección de 100 volúmenes de sólida encuadernación, acompañados de talonarios para el préstamo. La biblioteca podía ser usada por los niños durante todo el día complementando así las horas de clase. Una vez terminada la jornada laboral, se abrían las puertas para el resto de los vecinos, pudiendo consultar obras o disponer de los libros en casa mediante el préstamo. También realizaban intercambios con otras bibliotecas de diferentes pueblos y zonas rurales.

Inés Aguilar e Irene Pérez

Fuente: edurepfran.blogspot.com.es
Enlace
http://www.ecorepublicano.es/2013/12/el-proyecto-educativo-durante-la-ii.html