Ilustres excluidas

Rosario de Acuña y Sofía Casanova, las dos periodistas sabían que las beneficiadas de su lucha serían las mujeres de las generaciones futuras

Bismarck repetía que España era una gran nación porque llevaba apuñalándose varios siglos y aún sobrevivía.No hay mejor metáfora del alma cainita española. Cuando se habla de mujeres escritoras españolas del XIX y principios del XX parece que solo existen Emilia Pardo Bazán, Cecilia Bhöl de Faber, alias Fernán Caballero, Gertrudis Gómez de Avellaneda o Carmen de Burgos, alias Colombine.

http://www.ahorasemanal.es/ilustres-excluidas-rosario-de-acuna-y-sofia-casanova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*