Las mujeres han sido invisibles para la ciencia biomédica

IMG_5417

Las mujeres han sido invisibles para la ciencia biomédica por sesgos de género en la organización sanitaria y en los análisis estadísticos por la actitud de los profesionales de la sanidad

Los profesionales sanitarios y la organización sanitaria son los que construyen poco a poco el gran entramado del análisis estadístico de las frecuencias y prevalencias de las enfermedades, de las incidencias de las enfermedades nuevas, de los resultados de los tratamientos, y de su evolución. Si las actitudes de los médicos, de las/los profesionales sanitarios hacia las/los pacientes ya está sesgada en un inicio, difícilmente las estadísticas de prevalencia de las enfermedades podrán ser objetivas si no se realiza un esfuerzo mayor.
Las actitudes de los médicos de atención primaria hacia los pacientes, mujeres y hombres, fueron estudiadas por Berstein y Kane (1991). Se observó que el 25 % de las mujeres eran catalogadas como pacientes que se quejaban en exceso; los síntomas de las pacientes eran más fácilmente atribuidas a influencias emocionales que las de los hombres y las enfermedades de las mujeres iban a ser clasificadas como psicosomáticas en el 26 % de los casos frente solamente el 9 % en el caso del sexo masculino. Los médicos y las médicas aprecian, a menudo, que las demandas de los pacientes varones son más serias, y también es probable que valoren un componente psicosomático si la paciente es de sexo femenino. La confianza de los profesionales sanitarios a la hora de asistir y de investigar que la ciencia era neutra por naturaleza les hizo pensar que cualquier metodología introducida podía ser válida para estudiar las enfermedades porque no creyeron en ningún momento que hubiera diferencias de sexo, ni en la mortalidad, ni en la evolución de las enfermedades, ni en el metabolismo de los fármacos. Además creyeron que la misma organización sanitaria no podía influir de manera alguna en la metodología del estudio y en los resultados de los análisis estadísticos efectuados: «Parece que tanto las circunstancias sociales como los procesos biofisiológicos contribuyen a las frecuencias y a las estadísticas observadas. Una rígida adherencia a un aspecto en exclusión del otro es de un provincianismo destructivo. Además, esta aproximación tiene como resultado una incompleta y a veces poco rigurosa explicación de los fenómenos. Esta rigidez ha conducido a una investigación mal enfocada, a unas evaluaciones inapropiadas, y a unas intervenciones mal concebidas relacionadas con la enfermedad. Como resultado, tanto el reduccionismo sociológico entre sociólogos y trabajadores de salud pública se ha convertido en tan destructivamente miope como lo ha sido hasta ahora el reduccionismo biofisiológico entre los científicos de ciencias biológicas y naturales» (Mckinlay, 1996).
Si las personas que realizan los estudios estadísticos nunca piensan que pueda haber una evolución de las enfermedades diferente, o una metabolización de los fármacos distinta, o incluso un riesgo más elevado de sufrir algún tipo de consecuencias negativas por la utilización de un fármaco, si no se piensa en aquello difícilmente las estadísticas resultantes serán fieles reflejos de la realidad, por tanto, se perpetuará la invisibilidad científica de las mujeres año tras año en la ciencia médica.
Carme Valls Llobet
http://quark.prbb.org/27/027041.htm

Fuente original:Valls Llobet, Carme Las mujeres han sido invisibles para la ciencia biomédica – Mujer del Mediterráneo [en linea] http://mujerdelmediterraneo.blogspot.com.es/2014/06/las-mujeres-han-sido-invisibles-para-la.html?spref=fb&m=1 [Consulta:24/062014]

Camille Claudel, la escultora de la tumba sin nombre – Arte secreto

Detalle de un retrato de juventud de Camille Claudel | Crédito: Wikipedia

Detalle de un retrato de juventud de Camille Claudel | Crédito: Wikipedia

Durante siglos, las mujeres artistas no han tenido fácil destacar en un mundo que, al igual que en el resto de los ámbitos, ha estado dominado siempre por hombres.

[Relacionado: Sofonisba Anguissola, la única pintora del Prado]

Sin importar su talento, muchas de estas mujeres dotadas para la pintura, la escultura u otras artes fueron relegadas a un segundo plano, a menudo eclipsadas por sus contemporáneos varones, hasta que la crítica y la historiografía moderna las fue rescatando, poco a poco, del olvido.

En algunos casos la obra de estas mujeres sí fue reconocida en su momento, aunque no ocurrió lo mismo con su forma de vida bohemia, libre e independiente, demasiado adelantada para su tiempo.

Eso es precisamente lo que le sucedió a la francesa Camille Claudel Camille Claudel(1864-1943), una genial escultora que consiguió el éxito de la crítica, pero cuya vida personal estuvo marcada por la desesperación, la enfermedad y el desamor, así como por el rechazo de su familia y el fracaso de su relación con los hombres.

Claudel (izda.) en el taller de Rodin | Crédito: Wikipedia.

Claudel (izda.) en el taller de Rodin | Crédito: Wikipedia.

Hermana del célebre poeta y diplomático Paul Claudel, Camille sintió desde muy joven la atracción por la escultura, iniciando sus estudios junto a Paul Dubois –por aquel entonces director de la Escuela de Bellas Artes de París–, y más tarde en la Academia Colarussi, también en la capital del Sena.
Fue en aquella etapa parisina, en 1883, cuando la joven Camille conoció al genial escultor Auguste Rodin, en cuyo taller comenzó a trabajar. La relación entre ambos fue en un principio la habitual entre un discípulo y su maestro, pero no pasó mucho tiempo antes de convertirse en algo más.
Con su singular y delicada belleza, su pasión juvenil y su particular temperamento, Camille no tardó en convertirse en la musa, modelo y amante de su maestro, a quien también ayudó en algunas de sus obras más famosas, como las imponentes y monumentales ‘Puertas del Infierno’.
Por desgracia para la joven artista, el corazón de Rodin pertenecía a otra mujer, Rose Beuret, con quien acabaría casándose al final de su vida. Pese a todo, Camille mantuvo la relación con su maestro –que le superaba ampliamente en edad– durante varios años.
En todo aquel tiempo las peleas, rupturas y reconciliaciones fueron continuas y habituales, pero paradójicamente sirvieron para espolear el espíritu creativo de ambos artistas. Un buen ejemplo de ello es la escultura de Camille ‘L’Âge Mûr’ (La edad madura), en la que la joven se representó a sí misma de rodillas ante Rodin, quien aparece dándole la espalda mientras un ángel-demonio (Rose) le aparta de su lado.
Camille llegó a quedar embarazada y, a pesar de que Rodin le prometió por escrito que se casaría con ella, el maestro nunca cumplió su palabra. Este rechazo, unido al aborto que sufrió, llevaron a Camille a romper con Rodin en 1892, aunque seguiría viéndole a menudo durante otros seis años.
Tras la ruptura con Rodin, la escultora inició una nueva relación sentimental con el músico Claude Debussy, que acabó de nuevo en fracaso, pues también él mantenía relaciones con otras mujeres al mismo tiempo.

'La edad madura', una de las obras maestras de Claudel | Crédito: Flickr! - Kwong Yee Cheng.

‘La edad madura’, una de las obras maestras de Claudel | Crédito: Flickr! – Kwong Yee Cheng.

A diferencia de su atormentada vida sentimental –que lógicamente fue haciendo mella en el ánimo de la artista–, su carrera artística parecía imparable, pues la crítica se deshacía en elogios hacia su obra. No obstante, Camille siempre sintió que seguían considerándola como una simple discípula de Rodin.

Para aquel entonces –comienzos de siglo XX–, Claudel ya había comenzado a sufrir crisis nerviosas, que en ocasiones la llevaron a destruir algunas de sus obras ante la atónita mirada de críticos y admiradores.
Su estado mental fue empeorando con el tiempo, pues se encerró en su piso de la calle Bourbon de París, donde vivía rodeada de gatos y gritaba a todas horas. Aunque la mayor parte de su familia –y en especial su madre y hermana– quisieron ingresarla en una institución psiquiátrica, su padre se opuso hasta su muerte, ocurrida en marzo de 1913.
Fue entonces cuando sus familiares consiguieron internarla en un manicomio –primero en el sanatorio de Ville-Evrard, y más tarde en el de Montdevergues, en Avignon–, donde permanecería encerrada treinta años, hasta sus últimos días.

Detalle de 'El Vals', hoy en el Neue Pinakothek de Munich | Crédito: Flirck! - Gaetanku

Detalle de ‘El Vals’, hoy en el Neue Pinakothek de Munich | Crédito: Flirck! – Gaetanku

Camille había llevado una forma de vida que resultaba inaceptable para una mujer a ojos de la rígida moral de la época –siempre, además, a espaldas de parte de su familia–, así que su madre y su hermana vieron en su enfermedad mental la ocasión perfecta para deshacerse de su incómodo comportamiento.
Ni siquiera cuando años después parecía haber recobrado la salud y suplicó a su hermano Paul que la sacara de aquel lugar hicieron caso a sus ruegos. De hecho, la familia prohibió tajantemente que pudiera recibir visitas de sus antiguos amigos y admiradores. Así pasó el resto de sus días, hasta su muerte en 1943.

Incluso entonces fue víctima del olvido, pues acabó enterrada en una tumba sin nombre, en el propio camposanto del manicomio. Cuando su hermano Paul falleció en 1955, algunos familiares y admiradores decidieron recuperar sus restos y darle una sepultura digna. Pero ya era tarde. Unas obras en el sanatorio habían removido el lugar del enterramiento, y sus restos habían desaparecido.

[Relacionado: Artemisia Gentileschi: la pintora seducida y robada por su maestro ]

Hoy un humilde monumento recuerda en el cementerio de Montfavet a la genial escultora, cuyas obras se encuentran repartidas por museos de todo el mundo, mostrando el producto de un talento que nada tiene que envidiar al de quien un día fue su compañero, amante y maestro.

Fuente original: Camille Claudel, la escultora de la tumba sin nombre – Arte secreto [En línea]https://es.noticias.yahoo.com/blogs/arte-secreto/camille-claudel-la-escultora-la-tumba-sin-nombre-124458276.html [Consulta: 24/06/2014]

Masonería exotérica/esotérica ¿hacia dónde caminar? – Masonería Mixta

Masonería: exoterismo y esoterismo. Mujeres Masonas. Foto extraída de masoneriamixta.es

Masonería: exoterismo y esoterismo. Mujeres Masonas. Foto extraída de masoneriamixta.es

Aunque los conceptos están claros me voy a permitir aclarar que los términos exotérico y esotérico se utilizan aquí únicamente en el sentido del trabajo hacia fuera o con la sociedad en la que nos movemos (exotérico) o hacia dentro y centrándolo exclusivamente en el que se desarrolla en la Logia (esotérico). Quien quiera ver cualquier otro tipo de connotaciones estará errando el tiro de manera clara y rotunda y pensando en una masonería inexistente ya que cualquiera que sea la opción por la que nos decantemos estaremos hablando de masonería y no de mancia sea, también, cualquiera que sea esta.

Si se analiza el crecimiento de las distintas Federaciones de nuestra Orden, Le Droit Humain, a lo largo y ancho del mundo podemos observar que el mayor crecimiento se produce en aquellas cuyas Logias entienden que el trabajo masónico en el siglo XXI no puede limitarse al que se realiza en el interior de los talleres y para exclusivo beneficio de sus miembros.

La anterior Gran Maestre de la Orden, Danielle Juette, insistía siempre en cada una de sus intervenciones públicas o privadas en la importancia que tenía el sacar el trabajo de los talleres a las calles, a las ciudades, a la sociedad en suma en la que nos encontramos inmersos. Me atrevo a decir que abogaba por una masonería exotérica, volcada hacia el Ser Humano en general. Capaz de trabajar realmente por el Progreso de la Humanidad pero desde la propia humanidad, no cómo algo por encima o extraño a ella.

Es evidente que este tipo de actitud masónica puede chocar, de hecho lo hace, con algunos usos y costumbres que tienden a buscar un tipo de asociación menos pública, y más orientada hacia el trabajo íntimo y el mejoramiento personal dentro -exclusivamente- de la logia, aunque en el bien entendido de que tal mejoramiento acaba rindiendo frutos a toda la humanidad. Cómo decía en el sumario nos encontraríamos ante una masonería exotérica y volcada hacia la cives en la que se incardina frente a aquella otra de carácter esotérico y que se volcaría fundamentalmente hacia el individuo como target de su quehacer. De alguna manera tendríamos la tradición, esta última, frente al aggiornamento de aquella.

En cualquier caso hay un punto en común entre ambas, y es que en ninguno de los dos casos se renuncia a la característica esencial de la masonería, el carácter iniciático de la sociedad y que se mantiene inalterable adoptemos la opción que adoptemos, y será precisamente lo que en cualquiera de los dos casos diferencia una Logia, una Obediencia(sea la que sea), de cualquier otro tipo de asociación, club o grupo humano unido por cualquier tipo de intereses comunes y legítimos.

El título lleva implícita la exigencia de una respuesta y aquí estaremos a lo que cada cual considere más conveniente desde su propio punto de vista, vivencias o necesidades. Cómo no se trata de hacer una exposición neutra sino de aportar una reflexión personal, razón fundamental de este blog es llevar a la sociedad el pensamiento de un grupo de masones encuadrados en una determinada obediencia, he de decir que mi apuesta personal es, desde siempre y de una manera inequívoca, por la opción que nos lleva a continuar fuera de nuestros talleres la labor en ellos comenzada, pero sin que en ningún caso confundamos la Logia o el trabajo masónico con ningún tipo de ágora o ateneo, mucho menos con organizaciones con un mayor contenido político (entiéndase que en este caso el término político tiene más que ver con la acción partidaria que con el propio concepto amplio de la política: aquello que nos envuelve a todos en todos los momentos de nuestra vida).

La masonería debería en consecuencia, y en mi opinión, en conjugar ambos mundos consiguiendo así que la reflexión presidiese, en la medida de lo posible, nuestros actos y que estos se atuviesen a las exigencias de la plomada y el nivel.

He dicho

Fuente original: Masonería exotérica/esotérica ¿hacia dónde caminar? – Masonería Mixta http://masoneriamixta.es/masoneria-exoterica-esoterica-hacia-donde-caminar/ [Consulta: 24/06/2014]

Yo soy como soy y tú eres como eres…

mujeres masonas

Yo soy como soy y tú eres como eres,
construyamos un mundo donde yo pueda ser sin dejar de ser yo,
donde tú puedas ser sin dejar de ser tú,
y donde ni yo ni tú obliguemos al otro a ser como yo o como tú

(Subcomandante Marcos EZLN)

Louise Michel, vida revolucionaria en la Comuna de París

Mujeres combatientes en la Comuna de París

Mujeres combatientes en la Comuna de París

“No quiero defenderme, no quiero ser defendida; pertenezco por entero a la revolución social y declaro aceptar la responsabilidad de todos mis actos; la acepto sin restricción […]. “No me ofendáis, no me degradéis con un perdón que ni quiero, ni necesito, ni merezco. He luchado con los que más han luchado, he disparado junto con los que más lo han hecho…”.

Ni un paso atrás en su compromiso con la Comuna de París. Con esta valentía se incriminaba Louise Michel de las acusaciones del tribunal que la juzgaba tras la sublevación popular parisina. Un carácter indomable el de esta pedagoga, escritora, poeta, periodista, activista y agitadora que fue una de las protagonistas principales de la primera revolución obrera de la Historia, una experiencia de autogestión ciudadana que sólo duró 2 meses pero que aún se conmemora periódicamente con iniciativas tan creativas como la de Raspouteam.

Cubierta de las memorias de Louise Michel sobre la Comuna de París, libro publicado por LaMalatesta Editorial

Cubierta de las memorias de Louise Michel sobre la Comuna de París, libro publicado por LaMalatesta Editorial

No puede decirse lo mismo de Louise Michel, una revolucionaria ignorada cuando no despreciada todavía por el patriarcado. La editorial LaMalatesta la rescata del olvido con la traducción al español de sus memorias sobre la Comuna de París, una edición cuidada que reivindica el valor histórico de una mujer libre, transgresora y avanzada a a su tiempo al defender la dignidad de las clases populares y la igualdad entre hombres y mujeres.
Las memorias de Louise Michel son una crónica tan apasionada como precisa y detallada de los hechos de la Comuna de París, desde el contexto político que desemboca en el alzamiento popular a la represión feroz que desencadena el poder burgués tras la caída de la Comuna. Gracias a la reproducción de manifiestos, proclamas y testimonios de quienes compartieron la experiencia con ella, reconstruye el día a día para “revivir el tiempo de la lucha y la libertad, que fue mi verdadera existencia” dice. “Y sin apenas contar nada mío” por el fastidio de hablar sobre ella misma.

a igualdad entre hombres y mujeres en la Comuna de París

a igualdad entre hombres y mujeres en la Comuna de París

El relato de Louise Michel también incluye su experiencia en Nueva Caledonia, colonia francesa en el Pacífico, tras el destierro como condena por su participación en las revueltas. Un período en el que defenderá las reivindicaciones de los indígenas contra la opresión de los colonizadores, una actitud rechazada por sus compañeros de destierro. También allí se convertirá en anarquista: “el poder está maldito y por eso soy anarquista”. Y completa: “llegadas al poder, las personas no pueden hacer otra cosa que cometer crímenes si son débiles o egoístas; o ser aniquiladas si son abnegadas y enérgicas”. En 2009, la tv movie Louise Michel, la rebelle de Solveig Anspach , recuperaría esta fase de su vida.

La igualdad entre hombres y mujeres en la Comuna de París

De Louise Michel la prensa de la época decía que era “la imagen revolucionaria de la Comuna” por el protagonismo asumido desde el principio: “puede decirse que era su inspiradora, incluso el soplo revolucionario” se escribía. Pero ella no fue la única mujer que defendió con firmeza aquellas ideas y principios. Con esta rebelión las mujeres irrumpen por primera vez en las calles, en el espacio público: “Los ejércitos de la Comuna también fueron mujeres, que se portaron como heroínas, pero sólo algunas fueron conocidas” explica Louise Michel.

Enfermeras y camilleras que cuidaban a los heridos, maestras para las que la enseñanza era un instrumento de liberación personal de la clase obrera, pero también combatientes que lucharon en las barricadas y las murallas por a defensa de la ciudad. “Las mujeres eran numerosas entre las más implacables luchadoras que combatieron la invasión y defendieron la República”. Y añade Louise Michel: “Las mujeres no se preguntaban si una cosa era posible, sino si era útil, y entonces lograban llevarla a cabo”.

Con esa ruptura del rol de la mujer en la época, aparece la leyenda de las petroleras, las mujeres que quemaban París para cubrir la retirada de las tropas comuneras. “Sobre las petroleras circularon las más locas leyendas. No hubo petroleras: las mujeres lucharon como leonas; peró sólo me vi a mi misma gritando: ¡Fuego!”. Y de nuevo se incrimina: “En cuanto al incendio de París, sí, he participado. Quería combatir con una barrera de llamas a los invasores de Versalles. No tengo cómplices en esta acción, he actuado por mi propio impulso”.

La Comuna, un estallido popular contra las desigualdades

Frente a las pretensiones imperialistas, la paz entre los pueblos. Contra la monarquía, la república. De la imposición del orden burgués a la libertad de la autogestión obrera. Frente a los privilegios de clase, la igualdad para todas las personas. Por primera vez en la Historia, la clase obrera es la protagonista de una revolución política.

La rebelión de las multitudes parisinas en 1871 se erige en referente de la lucha contra el autoritarismo y las desigualdades. Con una organización política que se construye desde abajo gracias a la actividad constante de las asambleas vecinales en los barrios de la ciudad. En un contexto de vacío de poder, el pueblo de París no se rinde, toma las armas y se organiza contra el gobierno huido a Versalles y el asedio de las tropas prusianas vencedoras de la guerra contra el imperio de Napoleón III.

Pintura de Jules Girardet que muestra a Louise Michel hablando a los comuneros

Pintura de Jules Girardet que muestra a Louise Michel hablando a los comuneros

Pintura de Jules Girardet que muestra a Louise Michel hablando a los comuneros
Louise Michel a los comuneros, obra de Jules Girardet
“Se quería todo a la vez: artes, ciencias, literatura, descubrimiento; la vida resplandecía. Todos teníamos prisa por escapar del viejo mundo”, según Louise Michel. Y por fundar una sociedad de personas libres que derribara los privilegios del antiguo régimen. Por ello se adoptaron una serie de medidas sociales para promover la igualdad, entre las que también destacaron medidas laicistas para la separación Iglesia- Estado. Casi un siglo y medio después, muchas de esas aspiraciones no han perdido vigencia: sigue la lucha por la dignidad y la justicia social contra el neoliberalismo imperante.

La experiencia revolucionaria sólo duró 2 meses. La Comuna fue atrevida en sus planteamientos, pero débil al defenderse de sus enemigos. Y es que la moderación, la permisividad y la ingenuidad respecto al gobierno de Versalles contribuyeron de forma decisiva a la restitución del orden burgués con la complicidad del ejército prusiano, que quería evitar el contagio de la sublevación al resto de Europa en un momento de nacimiento del movimiento obrero. Después llegaría el baño de sangre, con la ejecución de más de 40.000 comuneros y 5.000 deportados.

La Commune (Paris, 1871), de Peter Watkins

La Commune (Paris, 1871), de Peter Watkins

La Commune (Paris, 1871), de Peter Watkins


la-commune-peter-watkins

La última película de Peter Watkins es una recreación de seis horas de duración de la historia de la Comuna de París […]. Esta obra tardía perfecciona los principales métodos y objetivos cinematográficos del director: hechos históricos recreados con el estilo de los reportajes informativos de televisión, colaboración con actores amateurs que se identifican realmente con los puntos de vista expresados por los personajes que interpretan y los complementan con cuestiones contemporáneas, la creación cinematográfica entendida como proceso abierto que implica a todos los que forman parte de él, la posibilidad de que el público participe en la distribución de la información y en debates sociales, y un ejemplo cinematográfico de activismo político que estimula la identificación activa con una determinada postura en lugar de la observación pasiva.

Fuente: Macba

Fuente Original: Louise Michel, vida revolucionaria en la Comuna de París – Cultura en acción [en línea] http://www.culturaenaccion.com/louise-michel/ Consulta: 24/06/2014

Gabriela Mistral, mujer y masona

Mujeres masonas - Gabriela mistral, mujer masona

Mujeres masonas – Gabriela mistral, mujer masona

Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú.
Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú.
Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú.
Sé tú el que aparta la piedra del camino.

Gabriela Mistral, Premio Nobel de Literatura en 1945

Lletres i iciències, aliades en la creació

Article de Isidre Grau en Núvol, Digital de Cultural

Fins a quin punt hem superat la tendència a considerar les lletres i les ciències com dos compartiments estancs? No continuen els científics mirant-se les anomenades humanitats com especulacions poc serioses? Els artistes i creadors no titllen les teories científiques d’empatxos de racionalitat? Estan ben vistos els creuaments de fronteres, o encara s’espera que els científics acumulin articles en publicacions especialitzades, mentre els escriptors s’alimenten de la pura imaginació?

Aquestes i altres qüestions paral·leles van animar la presentació del recull Científics lletraferits el passat 10 de juny a l’Ateneu Barcelonès, oficiada pel doctor Joandomènec Ros, acompanyat de dotze dels vint autors que han participat en el llibre, tots amb un peu a cada banda del terreny de joc. No cal dir que hi va haver consens a lamentar que els estudiants hagin d’optar tan aviat per ciències o lletres, i que a partir d’aquesta divisió els programes d’estudi consolidin l’analfabetisme en el camp no escollit. Com també va ser ben rebut el testimoni personal de Carme Torras, experta en robòtica i novel·lista: la invenció literària reverteix positivament en la continuïtat de la tasca científica, ja que li insufla capacitat imaginativa i esperit de renovació.

Tot ens du a interpretar la creativitat humana com una actitud bàsica susceptible de ser treballada en diversos fronts, combinant l’esperit analític i racional amb la intuïció i la lliure imaginació. Com més interrelació hi hagi més beneficiada en sortirà l’obra final. Almenys aquesta va ser la convicció motor del projecte que ha culminat amb la publicació d’aquest llibre per la Revista Mètode de la Universitat de València, amb vint relats de ficció a càrrec d’escriptors procedents de la ciència o la tècnica.

Trencar els falsos murs entre les ciències i les lletres és l’objectiu primer de la iniciativa promoguda l’estiu del 2011 per Jordi de Manuel, biòleg, i Salvador Macip, metge, tots dos amb reconegut currículum literari. Sabien que seria una experiència pionera a escala mundial i van convocar diferents escriptors en actiu, de formació científica o tècnica, a escriure relats a partir dels seus coneixements professionals. El procés va durar dos anys llargs, amb revisions rigoroses, fins a configurar el conjunt que ara tothom pot llegir, amb una àmplia diversitat tant de branques del saber com de procediments literaris. Per guiar millor la lectura, els coordinadors van reblar la feina agrupant les històries per afinitats temàtiques en set apartats: Història, art i atzar, Vida i mort, Ciència i crims, Interfícies i jocs, Fer ciència, Paisatges naturals i humans, i Altres mons.

Científics lletraferits és, doncs, un recull de vint narracions degudes a Marià Alemany, Sílvia Aymerich, Miquel Barceló, Daniel Closa, Anna Crusafont, Carles M. Cuadras, Martí Domínguez, Xavier Duran, Rosa Fabregat, Jordi Font-Agustí, Teresa Franquesa, Isidre Grau, Amàlia Lafuente, Salvador Macip, Jordi de Manuel, Joan Marcé, Miquel de Palol, Pere Puigdomènech, Carme Torras i Carles Zafon, a més de comptar amb la col·laboració de l’artista Jaume Plensa en la il·lustració de la coberta i les pàgines interiors. A banda de rebre’l els subscriptors de la Revista Mètode, s’ha posat en el circuit de les llibreries perquè tothom pugui gaudir d’aquesta experiència única que fusiona lletres i ciències.

Fuente original: Grau, Isidre “Lletres i ciències, aliades en la creació“. Artículo publicado en Núvol, Digital de Cultura [en linea] http://www.nuvol.com/noticies/lletres-i-ciencies-aliades-en-la-creacio/ [Consulta: 24/06/2014]

Adrienne Rich

Adrienne Rich

Adrienne Rich

Objetividad es el nombre que se da en la sociedad patriarcal a la subjetividad masculina.
Adrienne Rich

Fuente: imagen de www.milenta.org

La forma de sentarse en logia

mujeres masonas abu simbel

LA FORMA DE SENTARSE EN LOGIA

En las instrucciones que recibe todo masón cuando comienza a desbastar la piedra tosca, es la forma de sentarse. Es muy probable que actualmente se pase por alto esta instrucción, e incluso decirle que debe sentarse recto, pero no se le instruye que esta forma de sentarse tiene un significado esotérico, de que representa un simbolismo en logia, y no porque así debe ser. Nada más alejado de la verdad, de que solo debe sentarse recto porque es una regla de urbanidad y apelar a las “buenas costumbres”.

Esto no es así, y el presente trazado trata de darle la razón simbólica a esta forma del sentarse en logia. La instrucción recibida suele referirse de esta manera : “ El masón en logia Debe sentarse de esa forma por que simboliza la rectitud de nuestros actos mediante la formación de la Esc:. con nuestro cuerpo; y por lo tanto prácticamente, adoptamos una forma simbólica de tomar asiento.” En las alegorías que nos enseña la Ley de la Doble Esc:. , donde sabemos que la Esc:. Está compuesta por la Plo:. Que simboliza una línea por la cual el H:. asciende y desciende del mundo espiritual hacia el Niv:. Que simboliza el mundo terrenal Y de esta forma encontramos que todo nuestro cuerpo al sentarse, forma una escuadra, conectados con el mundo espiritual.

Esa es la razón simbólica, pero vayamos un poco más en la historia. A través de los estudios realizados acerca de la historia de las religiones, de las Humanidades, del Antiguo Egipto y de otras Ordenes Fraternales, y como siempre en la búsqueda de la verdad y del conocimiento trascendental, se llega a a la conclusión que todas las religiones así como las diferentes Escuelas Iniciáticas tuvieron su nacimiento, en las Escuelas de los Misterios de los Egipcios. Comencemos por el ángulo recto que se convierte en símbolo de divinidad, ya que su conocimiento por los antiguos egipcios, por el simple hecho de poder construir todo tipo de ángulos a partir de la plomada, hicieron posible estas mega construcciones como son las pirámides.

Como dice el psicoanalista Antonio Bustamante “Tanta importancia cobra este concepto, que llegamos a la época de Pitágoras donde el conocido teorema de Pitágoras puede considerarse como el cénit de la gloria de lo ortogonal: lo que pasa con los cuadrados de los catetos tiene algo de psicoanálisis del rectángulo. Después de Pitágoras, todo lo que se diga sobre el ángulo recto, o es tradición, o es más de lo mismo”.

Pero esto que tiene que ver con la postura al sentarse me preguntarán?? La respuesta es que primero hay darle la verdadera magnitud al concepto divino del ángulo recto para poder ir más adelante. Es entonces que al ser considerada la geometría y el ángulo recto, un sinónimo de conocimiento superior, y si nos trasladamos a la época antigua, cuando había que mantenerse largo rato en cuclillas para realizar tareas de molienda, cocina o manufactura, aparece el taburete bajo, para descansar las piernas, sin perder el acceso a los objetos del suelo. En esta postura el peso del cuerpo descansa sobre la base de la columna y las posaderas. En las casa de los potentados del Antiguo Egipto había una silla y muchos taburetes. La silla era un instrumento simbólico, no laboral, que realzaba el rango del jefe de la casa colocando su cabeza por encima de los que trabajan en cuclillas o taburetes.

Al igual que el trono de faraones, emperadores o papas, no es un asiento que pretenda ser cómodo, sino comunicar el poder de su usuario. O sea, dicho esto, y llevándolo a nivel simbólico, siempre el tener el poder significaba tener un conocimiento superior, y ese, es el conocimiento superior de un iniciado. Existe otro concepto que reafirma lo antedicho, voy a citar una frase del libro: El secreto, que nos dice al referirse sobre el poder de la visualización.-Los pies deben descansar totalmente en el suelo. No se deben cruzar brazos ni piernas, ni permitir que se toquen con otra parte del cuerpo. En esta posición la conciencia sensorial se mantiene aislada de los mensajes externos.

Favorece la búsqueda de los principios internos de una guía interior que nos oriente antes de tomar una decisión, ayuda también a una respiración profunda y a mantener la atención, ya que otra posición remite al descanso o al sueño, un ejemplo de ello es la pose del loto, que es la pose yoga para la meditación, diferente a lo que se desea con la pose de faraón, que es la que acabo de describir. Es necesario mencionar también que al hacer mediciones exactas a estas estatuas egipcias por estudiosos no masones, habían ciertas diferencias en cuanto a la porción fémur-pies, y se menciona de que esta posición es la ideal para la concentración, y que es ésta la que se adoptó en los viajes espaciales, denominándola “pose del astronauta”, y tanto es así que en algunas universidades han modificado en un plan piloto, la clásica carpeta recta por otra, semejándose a la pose del astronauta, pero esto ya se aleja del presente trazado, y lo menciono solo como asunto anexo. Volviendo al antiguo Egipto, si vemos, el ángulo tronco-fémur de las estatuas, la postura sentado en silla, pues, diviniza al hombre; el hombre, ese simple mortal que en el Antiguo Egipto se sienta sobre sus talones, se dignifica al sentarse, como un faraón, en una silla.

En el Antiguo Egipto, durante miles de años, sólo los poderosos disponían de una silla en sus casas, y ésta con fines más rituales que de uso práctico. Ahora se aclara el porqué esta posición, pero no justifica la posición de las manos y pies, solamente dice que deben estar los pies tocando el suelo, y surge la pregunta, entonces, ¡se puede cruzar las piernas y seguir con los pies en el suelo? Si nos detenemos a observar la posición de faraón, notaremos que en ningún momento se cruzan las manos y pies. El fundamento es el mismo, la rectitud, pero podemos agregar algo más a esta razón. El fundamento del Templo masónico, es que está situado en el universo, y que al abrir los trabajos, nos encontramos “sincronizados”, todos armonizados, y sin alejarnos de que este trazado es de primer grado, esto indica que las energías fluyen en un sentido, una razón más de porque el Mae:. de Cer:. Siempre gira en un sentido alrededor del Tem:., y así como fluyen en forma horizontal, es lógico suponer que para que se mantenga ese flujo, las energías que fluyen en vertical, no deben tener ningún impedimento para que sea de esa manera, esa es otra razón simbólica del pavimento de mosaicos, que representan estas fuerzas en vertical, equilibradas bajo el principio hermético de la polaridad “Todo tiene su par de opuestos, los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado”. , por lo tanto no debe haber ningún cruce de esta confluencia de energías. Esto quiere decir que cruzar los pies, o cruzar las manos impiden que la logia esté en armonía con el universo, así también esto indica que aquel que lo causa desarmoniza con la logia en sí. Esperando que estas razones simbólicas, y las razones de urbanidad sean suficientes para que adoptemos la pose del faraón para la realización correcta de nuestros trabajos cuando estemos sentados en logia, ya que no olvidéis que la razón primordial de ello, es que estos trabajos están dedicados al supremo ser, el Gran Arquitecto del Universo.

Texto enviado via-email.

Fuente original:La forma de sentarse en logia. Portal Masónico [en línea] http://www.portalmasonico.com/la-forma-de-sentarse-en-logia [Consulta: 06/06/2014] Enlace