Esta es mi Asturias

Esta es mi Asturias: la de mis padres, que me la tuvieron de transmitir lejos de su tierra, pero desde luego que lo lograron.
Más vale morir de pie que vivir de rodillas. No pasaran pero pasaron y aquí siguen dando…
Ni olvido ni perdón! La memoria perdura con las generaciones!
Rosa Elvira Presmanes

mujeres masonas

10 personajes infantiles comprometidos con la igualdad

http://diarieducacio.cat/10-personatges-infantils-compromesos-amb-la-igualtat/

Enlace

mujeres masonas

Noticia preocupante.

Hasta cuando y como aguantaremos las mujeres el orden patriarcal que se aferra a su substancial y estructural inequidad. Le Parlement européen rejette un rapport sur l’égalité homme-femme | Metro

Fuente: http://fr.metrotime.be/2014/03/11/featured/le-parlement-europeen-rejette-un-rapport-sur-legalite-homme-femme/

Enlace

Opinión de Angeles Caso

Viejas pintoras

Magazine | 28/02/2014 -Ángeles Caso

Se acerca el día de la Mujer, y algunos amigos me piden que escriba sobre las viejas pintoras, aquellas que, a lo largo de los siglos, triunfaron en algún momento como artistas, pero que, sin embargo, han sido tachadas de los cánones. Silenciadas como si jamás hubieran existido. Como historiadora del arte (que lo soy por formación universitaria y por vocación), he dedicado mucho tiempo a buscarlas y estudiarlas, constatando de paso la injusticia a la que sus obras han sido sometidas.

Ahí está, por ejemplo, Sofonisba Anguissola, retratista en la corte de Felipe II, cuyos lienzos han colgado durante décadas en el Museo del Prado bajo el nombre de otros pintores de la época, por supuesto varones. Elisabetta Sirani, comparada en vida al famoso Guido Reni. Elisabetta Sirani que a menudo ha sido confundida con el cotizadísimo Frans Hals. O Artemisia Gentileschi, millonaria en el siglo XVII gracias al éxito en media Euro­pa de su trabajo.

Ahí están las grandes artistas del XVIII, codiciadas en todas las cortes europeas: Rosalba Carriera, Adélaïde Labille-Guiard, Elisabeth Vigée-Le Brun, Anne Valayer-Coster, Angelica Kauffmann y Anna Dorothea Therbusch. O aquellas que pintaron en la Francia revolucionaria y napoleónica, triunfando con sus retratos de la burguesía ascendente o sus escenas de género, como Marie-Geneviève Bouliard, Marie-Gabrielle Capet o Marguerite Gérard.

Y, claro, las decimonónicas, Emily Mary Osborn –protegida de la reina Victoria–, Rosa Bonheur –riquísima gracias a sus cuadros de animales–, o las tres impresionistas, Berthe ­Morisot, Eva Gonzalès y Mary Cassatt, admiradas incluso por sus misóginos colegas. Todas ellas fueron las antepasadas de las pintoras del siglo XX, muchas veces igualmente ninguneadas por aquellos –y aquellas– que deciden cánones y marcan cotizaciones.

He mencionado tan sólo a un pequeño número de todas las que fueron. Artistas importantes, no peores –a veces, incluso mejores– que muchos de los hombres cuyas obras cuelgan en los lugares más destacados de los museos. Mujeres sin duda valientes, que lucharon contra las presiones sociales, pero que han sido muy mal tratadas por la posteridad. Pintoras incluso saqueadas, cuyas obras a veces han sido atribuidas a pinceles masculinos. Sólo en estos últimos años, gracias al esfuerzo de muchos historiadores rebeldes, su valor empieza a salir a la luz. Quienes las admiramos deseamos que pronto, también en este ámbito, se logre la igualdad.

Fuente original: http://www.lavanguardia.com/magazine/20140228/54401670602/opinion-angeles-caso-magazine.html#.UyXT94uMETI.facebook

Enlace

Muere lentamente…

mujeres masonas

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.
Pablo Neruda

Un misterioso lugar

Parece la señal de entrada a un misterioso lugar de encuentro y plenitud compartido. Algo así como una posada de acogiento cálido y fraternal, donde la universalidad se encarna y unifica.

mujeres masonas