La transición borró los nombres de las mayores defensoras de la educación pública

Una vida de película llevó a las hermanas Úriz, pioneras de la escuela moderna en España, a luchar contra el fascismo en la II Guerra Mundial, denunciar ante Naciones Unidas las condiciones de las presas en cárceles de Franco y a promover el Día Mundial del niño, aún vigente, entre otros episodios silenciados en la España democrática

PATRICIA CAMPELO Madrid 27/06/2014

hermanas Uriz

Tres décadas después de su fallecimiento en Berlín Oriental, los nombres de Josefa (1883-1958) y Elisa Úriz Pi (1893-1979) han resonado en un pequeño rincón de Navarra. Un amplio programa de actos organizados por el Ayuntamiento del Valle de Egües, su lugar de origen, ha recordado durante cuatro días el elevado compromiso social de estas hermanas que defendieron los derechos de la mujer y de la infancia ante Naciones Unidas, lucharon con la resistencia francesa en París durante la Segunda Guerra Mundial y se enfrentaron a la Iglesia en defensa de una educación igualitaria, entre otros hitos.

Desde la semana pasada, una plaza de esta localidad navarra lleva el nombre de las dos intelectuales. Además, un colegio público espera ahora la autorización del Gobierno de Navarra para poder rebautizarse con el nombre de una de ellas.

Poseedoras de una mentalidad progresista y una conciencia crítica, la vida de las hermanas Úriz Pi está plagada de episodios, dentro y fuera de España, en defensa de los valores democráticos. Ambas militaron en el Partido Comunista, y tuvieron que exiliarse en 1939. Con la Transición, y el regreso de la democracia tras cuatro décadas de dictadura sus nombres quedaron silenciados.

“Se olvidaron de ellas porque eran dos comunistas y aquí siempre se ha tratado de minimizar el trabajo intelectual realizado por militantes comunistas, a los que se les ha tildado más de saboteadores que de gente que quería ayudar y enseñar”, lamenta Olga García Domínguez, hija de miembros del PCE exiliados en Alemania y vecina de Elisa Úriz en Berlín Oriental. “En este país se ha ocultado todo”, subraya.

Olga es una de las personas que ha preservado el legado de las hermanas Úriz a través de los múltiples documentos que guarda de ellas, fruto de la estrecha convivencia que mantuvieron los padres de Olga con Elisa tras la muerte de la hermana mayor.

Pioneras de la escuela moderna en España
Maestras de profesión, se considera a Josefa y a Elisa como las precursoras de la escuela moderna en España. Introdujeron los avanzados métodos educativos de María Montessori, Celestine Freinet, Ovide Decroly y Jean Piaget, entre otros, décadas antes de que comenzaran a generalizarse en el país.

Democratizaron las aulas eliminando las tarimas, se opusieron a los castigos, promovieron las asociaciones de padres y madres, sustituyeron los manuales por apuntes e introdujeron el comentario de texto sobre lecturas relacionadas con la realidad social. Josefa Úriz, Pepita, que dirigió la escuela normal de Magisterio de Lleida, creó la primera cátedra de estudio del catalán, abrió una residencia laica para que las jóvenes no se tuvieran que alojar en conventos y modernizó la biblioteca de la escuela, con una sala de lectura y gestión de préstamo de libros, antes inexistente.

“Eran mujeres muy activas; estuvieron en París, en el Congreso de la Paz, y becadas en Europa” relata Olga. En concreto, Pepita trabajó en Bélgica con el doctor Decroly y Elisa en Ginebra, estudiando los nuevos métodos de aprendizaje musical de Dalcroze, según ha indagado el historiador y periodista Manuel Martorell, que ha investigado la vida de estas dos hermanas y, junto a Olga, participó en los actos de homenaje de la pasada semana en Navarra.

Desterrada por recomendar una lectura feminista
La llegada de Pepita Úriz a la escuela normal de Magisterio de Lleida, con sus métodos avanzados, llamó pronto la atención de los estamentos más conservadores de la ciudad. “El obispo Josep Miralles la denunció ante el rectorado de la universidad por haber recomendado a sus alumnas que leyeran un libro de Margarita Nelken”, cuenta Olga. La denuncia derivó en un expediente que acabó convirtiéndose en una cuestión de estado. “Intelectuales de la época como Menéndez Pidal, Ramón y Cajal y Julián Besteiro firmaron un manifiesto de apoyo a Pepita”, explica.

El propio presidente de las Cortes salió en su defensa, paralizando el proceso y provocando la dimisión del ministro de Educación. Pero la llegada de la dictadura de Primo de Rivera reabrió el expediente, y fue expulsada a 100 kilómetros de la ciudad sin empleo ni sueldo durante un año. “Hubo una campaña a su favor y sus compañeros hicieron una colecta para poder pagarle durante un año el salario”, añade.

Hasta 100.000 menús infantiles al día en plena guerra
Sensibilizadas con las víctimas más débiles de la Guerra Civil, los niños, ambas hermanas participaron en la ayuda de retaguardia. “Estuvieron muy activas en las colonias pedagógicas, alimentando a los niños”, indica Olga. Llegaron a dar, según datos contrastados por Martorell, hasta 100.000 comidas al día. Pepita fue, desde septiembre de 1938, directora general de Evacuación y Refugiados, nombrada por el gobierno de la República. Ayudaron también a cientos de profesores a partir hacia el exilio.

hermanas uriz 2

Antes del estallido de la guerra, las hermanas se habían afiliado al Partit Comunista de Catalunya, donde también militaba el que fuera marido de Elisa, el secretario general de la UGT catalana Antonio Sesé. “Lo mataron el día que iba a tomar posesión de su cargo de ministro”, apuntala Olga. El matrimonio junto a la hermana mayor, Pepita, promovió la fundación del Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Esta última, además, fue elegida secretaria general de la rama catalana del principal sindicato de trabajadores de la enseñanza, FETE-UGT, en agosto de 1936, y elevada a presidenta año y medio después, según consta en la documentación que Olga conserva de las hermanas.

Con una trayectoria a sus espaldas en defensa del progreso y la democracia -en 1934 impulsaron la asociación Mujeres Antifascistas Españolas-, Elisa y Pepita Úriz no tenían sitio en la oscura dictadura que cercenó de raíz los avances republicanos. En febrero de 1939, dos meses antes de que los militares sublevados, con Franco a la cabeza, proclamaran su victoria en Burgos, las hermanas navarras abandonaron el país para no volver nunca más.

Lucha contra el fascismo en el maquis francés
Cruzaron la frontera por los Pirineos, y en el exilio en Francia volvieron a vivir de manera intensa otra guerra. Lucharon contra el nazismo al lado de la resistencia española en París, formando parte del núcleo dirigido por los hermanos Miret. Cuando este grupo fue desarticulado, en 1942, Josep Miret fue asesinado en el campo de concentración de Mauthausen. Elisa y Pepita lograron escapar.

“A Elisa no le gustaba mucho hablar de sus ‘batallitas’, como ella decía. Cuando empecé a mirar con detenimiento sus documentos comencé a saber más de su vida. Vi que tenía hasta un carnet para portar armas, consecuencia de su pertenencia al primer grupo armado de la resistencia parisina”, detalla Olga.

Tras años escasos de tranquilidad en París, el gobierno francés expulsó a los militantes comunistas en el marco de la denominada ‘Operación Bolero’, en 1950. Las hermanas navarras recibieron su expulsión en abril de 1951. La Guerra Fría las obligaba a vivir en su lado ideológico del mundo, y cruzaron el Telón de Acero para instalar su residencia en Berlín Oriental. Pepita murió y fue enterrada en esta ciudad. La hermana menor continuó su actividad intelectual, más sosegada en los últimos años, según recuerda Olga, estudiante de Medicina en aquel tiempo. “Era una mujer muy generosa y solidaria; mi padre era ciego y ella bajaba todos los días a leerle los periódicos. También le interesaba mucho la actualidad política, leía prensa de diferentes países a diario”.

En defensa de las mujeres presas en cárceles de Franco
Elisa Úriz, en el marco de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM), donde llegó a la secretaría general, propuso que cada 1 de junio se celebrara en todo el mundo una jornada para la infancia equiparable al 8 de marzo para la mujer. Tras años de trabajo, Naciones Unidas proclamó el Día Mundial del Niño, cita que muchos países siguen recordando. “Después, costó mucho que se mantuviera porque dentro de la Federación había mujeres de muchas orientaciones políticas que apoyaban que cada país tuviera su propio día de la infancia”, aclara Olga, cuya madre, Isabel Domínguez, sustituyó a Elisa como representante española en la FDIM.

Con esta organización, la menor de las Úriz denunció las condiciones en que vivían las presas en las cárceles de Franco, y logró en 1948 que una comisión de juristas visitara las prisiones madrileñas de Las Ventas y Yeserías. Elisa formó además parte de la Unión de Mujeres Españolas, organización integrada por grupos que actuaban en la clandestinidad durante la dictadura, y participó en el consejo de redacción de la revista Mujeres Antifascistas Españolas con Dolores Ibárruri, Victoria Kent y Teresa León, entre otras. “Este movimiento estaba originado por las mujeres de los presos, las que lucharon por las libertades de sus compañeros y por la libertad en general”, concreta Olga.

35 años después del fallecimiento de Elisa, el Valle de Egües (18.000 habitantes), ha reconocido la figura de estas dos mujeres, desconocidas en su país, que con su trabajo allanaron el camino por el que se han ido conquistando los derechos sociales de las mujeres en muchos países del mundo.

Fuente original (on line): Público.es http://www.publico.es/politica/530506/la-transicion-borro-los-nombres-de-las-mayores-defensoras-de-la-educacion-publica

Primer Forum de Obediencias masónicas liberales y adogmáticas de la Unión Europea: Declaración común

Declaración común de las Obediencias masónicas liberales y adogmáticas europeas, ante el incremento de los peligros que amenazan a la Unión.

Veinticinco obediencias masónicas liberales y adogmáticas, activas en diferentes países de la Unión Europea así como en otros países vecinos, se han encontrado en París el 28 de mayo de 2014.

arbol masoneria

Conjuntamente han analizado los resultados de las elecciones europeas de los días 22 y 25 de mayo de 2014, y de forma general, la evolución de nuestra sociedad. Ponen de manifiesto su preocupación ante un posible cuestionamiento de los ideales que yacen en el origen de la creación de la Unión: paz, solidaridad entre los países, libertad de conciencia y humanismo; unos ideales que se corresponden también con los de la propia Francmasonería.

Constatan además que entre las asociaciones y organizaciones varias que intervienen ante las instancias europeas para defender su visión de la vida social, la Francmasonería suele estar ausente sin que su voz sea atendida.

En consecuencia han tomado la decisión de organizarse para trabajar de manera conjunta y desarrollar una solicaridad real entre las obediencias, para elaborar proyectos con objetivos huminstas comunes, en defensa de los valores de la Francmasonería y del interés general. Han llegado al acuerdo de estudiar los medios para presentarlos ante quienes tienen capacidad de decisión en sus respectivos países y en la Unión Europea.

El forum de obediencias liberales y adogmáticas del 28 de mayo de 2014 es la primera manifestación de este proyecto. Las obediencias se obligan a desarrollar recíprocamente una comunicación fraternal y abundante en lo que a la formulación de proposiciones respecta, así como a ahondar en esta iniciativa que se acaba de poner en marcha. Los Grandes Maestros y Maestras mantendrán un contacto continuado, bien mediante comunicaciones o videoconferencias trimestrales.

Las obediencias se han propuesto trabajar durante el ejercicio 2014/2015 sobre cuestiones relativas a la solidaridad, la libertad de expresión y de conciencia, y la democracia en pro de una Europa verdaderamente humanista.

París, a 28 de mayo de 2014

Obediencias masónicas firmantes de la Declaración de 28 de mayo

Gran Logia Liberal de Austria
Gran Logia Simbólica Española
Gran Logia Femenina de España
Gran Oriente de Francia
Federación Internacional del Derecho Humano
Gran Logia Femenina de Francia
Gran Logia Mixta Univesal
Gran Logia Francesa de Memphis Misraim
Gran Logia Femenina de Memphis Misraim
Gran Logia Mixta de Francia
Orden Masónica Internacional Delphi
Gran Oriente de Grecia
Gran Oriente Mixto de Grecia
Gran Oriente de Hungría
Gran Logia de Italia
Gran Oriente Lusitano
Gran Logia Femenina de Rumanía
Gran Logia Nacional Unida de Rumanía
Gran Oriente de Eslovenia
Gran Oriente de Suiza
Gran Oriente de Austria
Gran Oriente de Polonia
Gran Oriente de Rumanía

Fuente original: [En línea] http://memoriamasonica.blogspot.com.es/2014/07/primer-forum-de-obediencias-masonicas.html?m=1

Círculo…

Alguien hizo un círculo para dejarme fuera…
Yo hice uno más grande para incluirnos a todos

circulo

Hechos y derechos de las mujeres

En nombre de la Asociación MHDM, Mª ELENA SIMÓN RODRIGUEZ, como su su presidenta, nos informa de que un grupo de feministas de Alicante, han constituido una Asociación con el fin de crear un Museo de Hechos y Derechos de las Mujeres (MHDM). Quieren recorrer este hermoso camino con todas las personas que, en adelante, quieran participar en esta experiencia y/o contribuir a que llegue a buen término.

El próximo día 19 de septiembre de 2014, viernes, en la Sede Universitaria de la ciudad de Alicante han organizado una Jornada Feminista de reflexión e intercambio de ideas, titulada: “Ayer y hoy del feminismo. De las olas a las mareas”, en la que contarán con Carmen Alborch, Oliva Blanco y Rosa Cobo. En el transcurso del día presentarán en público la Asociación y sus proyectos.

Como se sienten parte de todas aquellas personas que saben que el feminismo es un motor para el cambio social y cultural y que van poniendo una moneda en la hucha del bagaje feminista, quieren contar con un “nosotras” ampliado y para ello, aquí teneis el programa, donde figuran los datos para la inscripción y asistencia a la jornada del 19 septiembre.

jornada 001

jornada 002

Es deseo de este grupo que a esta iniciativa se unan multitud de personas interesadas, individualmente o como pertenecientes a otras asociaciones. Hagámoslo saber a cuantas más personas mejor. Esto será una obra colectiva o no será.

¡¡¡TODAS SOMOS NECESARIAS!!!
Más información en museohdmujeres@gmail.com. En esta dirección podreis solicitar una hoja de inscripción en la Asociación HDM, con las condiciones para asociarse.

El origen de la palabra “feminista”

Incontables veces, me preguntan:
¿Por qué en lugar de “feminista” no te reivindicás como “humanista” o “igualitarista”? ¿No era que el feminismo era un humanismo?
Feminisme
Las razones son dos principalmente:
El movimiento humanista no ha defendido históricamente la igualdad entre varones y mujeres
Muchos humanistas eran también grandes misóginos. Tomemos el ejemplo del iniciador de los Juegos Olímpicos modernos, el francés Pierre de Coubertin. Está asociado en todo el mundo a los ideales de paz y de igualdad supuestamente celebrados por los Juegos.

En realidad, su concepto de igualdad se limitaba a la igualdad entre los varones: consideraba que los Juegos Olímpicos debían ser vedados a las mujeres, porque su participación sería “no práctica, ininteresante, antiestética e (…) incorrecta”. Los Juegos, pensaba, deben buscar “la exaltación solemne y periódica del atletismo macho con el internacionalismo como base, la lealtad como medio, el arte como marco y el aplauso femenino como recompensa”.

Y sin embargo, todavía hoy en día, se considera a ese misógino como un gran humanista, y muchos estadios, gimnasios, etc., llevan su nombre.

¿Y qué pensar de los masones, estos humanistas destacados, que celebran la libertad, la tolerancia, la justicia social, la paz, pero que en sus estatutos rechazaban a “los siervos y las mujeres”, y entre quienes todavía hoy en día perdura la idea de que las logias no deben ser mixtas?

El humanismo nunca fue ninguna garantía para las mujeres. Hizo falta un movimiento específico de defensa de los derechos de las mujeres para que ellas pudieran ser consideradas ciudadanas y gozar de los mismos derechos que los varones (derecho de votar, de trabajar, de tener una cuenta bancaria. de viajar, de tener o no hijxs, de compartir la patria potestad, de casarse, de divorciar, de tener el mismo salario que ellos, de ser dueñas de su cuerpo, cosas que hoy en día, todavía no están garantizadas).

Entonces sí, el feminismo es un igualitarismo, pero la palabra “feminista” permite visibilizar a las mujeres y su lucha específica, y subrayar el hecho de que son ellas las primeras víctimas del patriarcado.

El feminismo lucha por la igualdad entre varones y mujeres, pero esa igualdad se alcanzará cuando se deje de oprimir, maltratar, denigrar a las mujeres, y cuando se acaben con los estereotipos de género que atribuyen a unas y otros cualidades distintas.

Si bien los varones también son “víctimas relativas” del patriarcado, ellos salen favorecidos en la ecuación, aunque les cueste reconocerlo, porque no siempre se sienten favorecidos (evidentemente, existen otras opresiones, de clase, de raza, que los afecta también, y les impiden ver que ante una mujer que esté en las mismas condiciones que ellos, ellos siempre tendrán las de ganar).

Pero hacer de las mujeres el centro de la lucha por la igualdad de género es una manera de recordar que si bien los varones también sufren por el sexismo, las primeras víctimas, a las que liberar en prioridad del yugo patriarcal, son las mujeres.

La otra razón tiene que ver con la historia de la palabra “feminista”.

¿Cuál es el origen de la palabra feminista?

La palabra nació en Francia en el siglo XIX. Durante mucho tiempo, se pensó que la palabra había sido inventada por el filósofo socialista (y favorable a la igualdad entre varones y mujeres) Charles Fourier, quien presenció los inicios del movimiento feminista moderno allá por 1830.

Pero al parecer, se trata de un error. En realidad, el término ya se usaba en medicina. Designaba un trastorno de desarrollo en los varones, que afectaba su “virilidad” y les hacía parecer femeninos.

Pero el primero en usar ese término para designar a las mujeres que luchaban por sus derechos fue en realidad el escritor francés Alexandre Dumas hijo. En 1872, publica “El hombre-mujer”, en el que se burlaba:

“Las feministas, perdón por el neologismo, dicen: todo lo malo viene del hecho de que no se quiere reconocer que la mujer es igual al varón, que hay que darle la misma educación y los mismos derechos que al varón”.

A partir de ese neologismo, la palabra se difundió como una manera despreciativa de designar a las mujeres que luchaban por sus derechos.

hubertine_auclert1
Hubertine Auclert
(1848-1914)

Hasta que la sufragista francesa Hubertine Auclert se apropió de la palabra en 1882, del mismo modo que las personas “queer” se apropiaron de ese término, que en un principio era una manera negativa de designar a las personas “raras”.

Reivindicarme “feminista” es una manera de honrar a todas aquellas que me precedieron, lucharon, sufrieron y a veces murieron por que las mujeres tengan los mismos derechos que los varones.

La gente piensa que los derechos fueron adquiridos por arte de magia, o porque algunos varones fueron muy muy generosos y decidieron, en su inmensa bondad, ceder derechos a las mujeres.

Pues no. Las mujeres consiguieron el derecho de voto luchando, peleando, manifestándose, siendo reprimidas, encarceladas, tildadas de locas, de histéricas, exactamente como se tilda de locas e histéricas a las feministas actuales.

Por todas estas mujeres que me precedieron (como Hubertine Auclert, de quien se recordará el centenario del fallecimiento el 4 de agosto próximo) y gracias a las cuales hoy en día soy una ciudadana que goza de casi los mismos derechos que los varones, me reivindico y me reivindicaré siempre FEMINISTA.

Con mucho orgullo y a mucha honra.

Como lo deberían hacer todas las mujeres que hoy, gozan de esos derechos sin siquiera preguntarse gracias a quién, y que luego escupen sobre el feminismo y hasta afirman no necesitarlo.

Algunas fuentes (en francés):
Geneviève Fraisse, “Muse de la raison. Démocratie et exclusion des femmes en France”. Texto completo.
Geneviève Fraisse, “FÉMINISME – Histoire du féminisme”, Encyclopædia Universalis [en línea]. Extracto.

Fuente original: http://bastadesexismo.blogspot.com.es/2014/08/el-origen-de-la-palabra-feminista_1.html?spref=fb&m=1 [Consulta: 4 de agosto2014]

La iniciación de Voltaire

Fue el martes 7 de abril de 1778 cuando Voltaire abandonó el mundo profano para entrar en la sociedad de los misterios. Concretamente en el templo de Les Neuf Soeurs que se encontraba en la sede del Gran Oriente.

Voltaire-iniciado-en-Loge-des-Neuf-Soeurs-de-Paris
Voltaire (1694-1778) escritor,historiador, filósofo y abogado francés fue uno de los principales representantes de la Ilustración. Miembro de la Academia francesa. Fue iniciado en la masonería en París el martes 7 de abril de 1778 en la logia Les Neuf Soeurs
Voltaire (1694-1778) escritor,historiador, y filósofo francés. Uno de los principales representantes de la Ilustración. Fue iniciado en la masonería en París el martes 7 de abril de 1778 en la logia Les Neuf Soeurs

El busto de Luis XVI, el del Gran Maestre, el del rey de Prusia Federico II, el de Helvetius, presunto fundador de la logia, acogieron a Voltaire. Todos los grandes hombres de la Masonería francesa estaban presentes, y Benjamín Franklin entre ellos.A veces se suele establecer una especie de correspondencia entre masonismo y volterianismo. Pero lo que de ordinario no se indica es que Voltaire fue iniciado en la masonería a la edad de ochenta y cuatro años, exactamente siete semanas antes de su muerte.

El abate Cordier de Saint-Firmin fue el encargado de presentar a Voltaire. La logia, a petición del sacerdote padrino del profano, decidió que en razón de su edad y débil salud dispensaba a Voltaire de las pruebas más penosas. Así, pues, no se le vendaron los ojos, por ejemplo. Pero, en sustitución, una cortina negra le impidió ver el Oriente hasta el instante en que la iniciación fuera un hecho consumado. Una comisión de nueve miembros designados por el Venerable tuvo por oficio el recibir y preparar al candidato. Este, apoyado en los Hermanos Franklin y Court de Gébelin, entró en el templo. Después de haber respondido de forma notable a cuestiones de moral y filosofía, que le planteó el Venerable, experimentó una gran impresión cuando, desapareciendo el velo negro, pudo ver el Oriente en todo su esplendor y la corona de personajes célebres que se encontraban allí reunidos.

benjamin-franklin
benjamin franklin
El Hermano Benjamin Franklin (Boston, 1706-Filadelfia, 1790) influyó en la redacción de la Declaración de Independencia norteaméricana (1776). Nombrado representante oficial estadounidense, viajó en 1775 a Francia en busca de apoyo contra las tropas británicas firmando un tratado de comercio y cooperación (1778)

lalande
El Hermano Joseph Lefrançois de Lalande (1732-1807) se licenció en Derecho y ejerció en Paris como abogado. Con su amigo Lemonnier y Lacaille viajaron al Cabo de Buena Esperanza para realizar investigaciones científicas que le valieron el acceso como miembro a la Academia de Ciencias de Berlín. Dedicado a la astronomía consiguió notable fama

AntoineCourtdeGebelin
El Hermano Antonie Court de Gebelin (Nimes, 1725-París, 1784) estudió Teología y lo mismo que su padre, ejerció el ministerio de pastor de la Iglesia Reformada. Sostuvo que las cartas de taroteran de origen egipcio y que eran una alegoría de la filosofía y de la razón egipcias

Lalande le hizo prestar entonces la obligación; le recibió como aprendiz, siguiendo la costumbre, y le comunicó los signos, palabras y señales de reconocimiento. Una corona de laurel vino a ceñir su cabeza, que el nuevo hermano no quiso guardar, y cuando Lalande se le acercó para colocarle el delantal que había pertenecido a Helvetius, el nuevo hermano lo llevó a sus labios, rindiendo así homenaje a su memoria.

Después de haber sido colocado Voltaire en el Oriente por el Venerable -lo cual era algo excepcional- Lalande le dirigió un discurso en el que entre otras muchas frases retóricas, tras aludir a su amistad con Federico II de Prusia, señaló claramente cómo no había sido masón antes, de una forma explícita, si bien lo había sido en espíritu. Estas fueron sus palabras:

«Muy querido hermano, la época más gloriosa para esta logia estará en adelante señalada por el día de vuestra adopción. Hacía falta un Apolo en la logia de Las Nueve Hermanas; ella lo encuentra en un amigo de la humanidad, que reúne todos los títulos de gloria que podía desear para ornato de la Masonería. Un rey del que sois amigo desde hace tiempo, y se ha hecho conocer como el más ilustre protector de nuestra orden, debería haberos inspirado el gusto de entrar en ella; pero era a vuestra patria a quien reservabais la satisfacción de iniciaros en nuestros misterios.

Tras haber oído los aplausos y sobresaltos de la nación, tras haber visto su entusiasmo y embriaguez, venís a recibir en el templo de la amistad, de la virtud y de las letras, una corona menos brillante, pero igualmente lisonjera tanto para el corazón corno para el espíritu. La emulación que vuestra presencia debe difundir aquí, al dar un nuevo resplandor y una nueva actividad a nuestra logia, repercutirá en provecho de los pobres que ella alivia, de los estudios que patrocina y de todo el bien que no cesa de hacer.

¿Qué ciudadano ha servido mejor a la patria que vos, al ilustrarla sobre sus deberes, y sobre sus verdaderos intereses, al hacer odioso el fanatismo, y la superstición ridícula; al devolver el gusto a sus verdaderas reglas; la historia a su verdadero fin; las leyes a su primigenia integridad? Nosotros prometemos acudir en socorro de nuestros hermanos, y vos habéis sido el creador de un pueblo entero que os adora, y que sólo se conoce por vuestros actos de beneficencia; vos habéis elevado un templo al Eterno; pero lo que todavía vale más, se ha visto cerca de ese templo: un asilo para hombres proscritos, pero útiles, que un celo ciego habría quizá rechazado. Así, muy querido hermano, vos erais francmasón antes incluso de recibir el carácter, y habéis cumplido los deberes antes de haber contraído la obligación en nuestras manos.

La escuadra que llevamos como símbolo de la rectitud de nuestras acciones; el delantal que representa la vida laboriosa y la actividad útil; los guantes blancos, que expresan el candor, la inocencia y ]a pureza de nuestras acciones; la paleta que sirve para ocultar los defectos de nuestros hermanos, todo hace alusión a la beneficencia y al amor de la humanidad y, en consecuencia, no expresa sino las cualidades que os distinguen; sólo podíamos añadir a ella, al recibiros entre nosotros, el tributo de nuestra admiración y de nuestro reconocimiento».
Voltaire agradeció la bienvenida del Venerable. A continuación, varios hermanos leyeron poesías y otros textos apropiados; y mientras tenían lugar estas lecturas, el hermano Monnet, pintor del rey, dibujó el retrato de Voltaire. Siguió el banquete, y poco después se retiró acompañado de gran cantidad de hermanos.

El sábado 11 de abril de 1778, fue a su vez el Gran Maestre, el duque de Chartres, el que recibió a Voltaire. Poco después, en la noche del 30 al 31 de mayo, fallecía Voltaire. No obstante, a título póstumo, Les Neuf Soeursconsagraron a Voltaire su sesión del 28 de noviembre de 1778, en el transcurso de la cual debían haberse recibido masones a Diderot, d’Alembert y Condorcet.

Extractado de: José Antonio Ferrer Benimeli, “Voltaire y la Masonería”, en Cuadernos de Investigación: Geografía e Historia, 1,1 (1975), pp. 65-90.

Su biografía en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Voltaire

Fuente original: La iniciación de Voltaire. Diario Masónico [en línea] http://www.diariomasonico.com/historia/la-iniciacion-de-voltaire [Consulta: 10/08(2014]

El maestro zen y el emprendedor

No ha sido culpa de Bruce Lee y su “be water, my friend” sino de un lento proceso probablemente previsible: las prácticas de las tradiciones iluminativas de oriente se han convertido en recursos ortopédicos para el sustento de los operadores del capitalismo financiero. El yoga ha sido transformado, de fiera y austera manera de estar plenamente en el mundo conscientes en cuerpo y alma, en Prozac psicofísico. Ahora pretenden llevar el zen por el mismo camino: aquel “Aullido” de Allen Ginsberg quiere ser el suave ronroneo que acuna a los angustiados subempleados de la “crisis” para sobrellevar la precariedad: “Me siento zen”. La religión como opio del pueblo.

Un ejemplo de ese intento de asimilación de “lo zen” a la somnolencia como contrapeso de la productividad convulsa es la entrevista que El periódico del emprendedor le ha hecho a Dokusho Villalba. Villalba es un maestro zen de tradición Soto, abad del templo Luz Serena, en el País Valenciano, y uno de los primeros discípulos de Taisen Deshimaru en España, en los años 70. Este maestro zen se caracteriza por una fidelidad férrea a su tradición armonizada con una mirada muy crítica hacia el capitalismo y la sociedad de la explotación del hombre por el hombre. El entrevistador del periódico digital trata de averigüar si ese “zen” del que ha oído hablar contiene técnicas que puedan ser utilizadas en el marco de la productividad industrial, y pregunta:

– ¿Cómo pueden ayudar las técnicas ZEN a un emprendedor?

La respuesta del maestro zen es rotunda:

“El Zen no es una técnica sino una actitud. ¿En qué consiste esta actitud? En sentarse sin esperar nada, sin querer emprender nada, sin querer conseguir nada, sea lo que sea. Al sentarse, el emprendedor debe olvidar cualquier emprendimiento, cualquier afán. Uno de mis maestros solía decir a los principiantes: “Os advierto que la meditación zen no sirve absolutamente para nada. Sólo cuando practiquéis una meditación zen que no sirve para nada, vuestra meditación zen dejará de no servir para nada”. Estas palabras no son una ocurrencia”.

Para que no quede duda alguna de la no utilitariedad del zen, Dokusho Villalba prosigue:

“La meditación zen no es una técnica para conseguir algo, sino un estado de desprendimiento, de abandono y de olvido de sí y de las propias ambiciones. Sentarse en meditación zen es convertirse en un árbol muerto, o entrar en el propio ataúd. ¿Qué se puede emprender cuando uno está ya en el ataúd? Nada! No obstante, a partir de este estado, sin olvidar este estado, uno puede abrirse plenamente a la vida sin miedo y hacer cualquier cosa que deba ser hecha.
Sea como sea, tenemos que aceptar que el final último de todo emprendimiento no es más que polvo y cenizas. Incluso Steve Jobs ha terminado en cenizas. El Zen no es una técnica para producir mejor, para ser más brillante en los negocios, para ganar más … sino un puñetazo en las narices que nos hace darnos cuenta de que aunque consideremos la vida es una lucha a muerte con la muerte, la tenemos perdida de antemano. Sabiendo esto, ¿qué quieres emprender? ¿hasta dónde crees que llegarás? ¿esperas no morder nunca el polvo? No seas iluso.
La meditación zen sitúa al ser humano en la conciencia de su fragilidad y de su vulnerabilidad. Sólo desde la humildad podemos emprender algo que sea realmente beneficioso para uno mismo y para los demás. Lo demás es vanidad”.

Ahí resuena en la sabiduría oriental el eco del estoicismo de nuestra antigúedad clásica. Pero como hemos relegado la filosofía a la categoría de literatura de segunda fila, confinada en la jerga de los profesionales, los ciudadanos de la Europa que fue humanista no saben reconocer la sabiduría ancestral propia cuando resuena en otras voces. Y el periodista emprendedor muestra ahora que lo que le interesa del asunto es el opio religioso al servicio del taylorismo:

– ¿Qué puede hacer un emprendedor para relajarse? ¿Es posible hacerlo en el puesto de trabajo?

Dokusho Villalba: “Lo único que puede relajar a un emprendedor es el abandono de todo emprendimiento, o mejor dicho, el abandono del “yo que quiere emprender algo”. Desde el punto de vista del Zen, la acción justa sucede siempre en ausencia de yo. Si creo que soy “yo” quien emprende algo, la vanidad me ciega. La verdadera empresa es aquella que te emprende, te prende, te coge y te lleva, como las olas al surfista. El surfista no puede fabricar una ola. Solo puede dejarse llevar por ella, por su fuerza y aprovechar su centímetro cúbico de oportunidad.
El utilitarismo es una plaga emocional que nos tiene enfermos. Vivimos en un sueño. El Zen no es algo que pueda ser utilizado para conseguir las ambiciones que fabricamos en nuestro sueño. Es un camino para despertar de toda ensoñación ilusoria. Cuando vives despierto cualquier instante y cualquier lugar son buenos para vivir y para morir”.

Confieso que de haber recibido una respuesta semejante de un entrevistado, un servidor hubiera hecho mutis por el foro o, mejor, un esfuerzo por comprender. Pero el hombre va y espeta a quien ha afirmado que “cuando vives despierto cualquier instante y cualquier lugar son buenos para vivir y para morir”:

– ¿En qué momento el día es recomendable realizar ejercicios relacionados con las técnicas ZEN? ¿Es mejor a primera hora del día o finalizada la jornada?

La inmensa compasión propia de un practicante de budismo mahayana se hace entonces patente: “El Zen es una actitud interior que consiste en salir de la jaula y coger a manos llenas la vida que se te ofrece. Cualquier momento del día o de la noche es adecuado para sentarse en meditación zen. Sentarse y sentirse. Cuando nos aterra sentirnos y tomar conciencia de nosotros mismos, no encontramos ningún momento adecuado durante el día ni durante la noche para sentarnos y sentirnos. El amanecer y el anochecer son momentos especialmente propicios para entrar en contacto íntimo consigo mismo. Una vez establecida esta relación de intimidad con uno mismo, cualquier momento del día es una buena puerta para acceder a esta intimidad y vivir desde ella”.

Así, pues, como colofón, el abad y maestro de sabiduría recibe la pregunta final:

– ¿Recomendaría realizar ZEN conjuntamente con los empleados, o es mejor en solitario?

“Podemos sentarnos y sentirnos junto con otros. En ese momento, ya no hay empleados ni empleadores, ni yo ni tú. Aunque te sientes en el fondo del valle más remoto, todas las existencias del cosmos te observan y están presentes en tu conciencia. Aunque te sientes en medio de una multitud, nadie podrá nadar contigo en el océano de tu soledad”.

No me estoy burlando del periodista “emprendedor” que no entiende lo que le dice su entrevistado. Probablemente es una víctima más de un sistema de enseñanza que adiestra a los adolescentes en el literalismo, les proporciona una expresividad de léxico reducido y les mantiene ignaros de ironía, niveles de interpretación y no digamos ya de cultura humanística. A menudo somos nosotros, quienes nos reclamamos de las tradiciones sapienciales, quienes nos ponemos el dogal al cuello: los profesores de yoga venían reclamando una “legalización” y ya la tienen: disposiciones reglamentistas que les convierten en monitores de gimnasia mal pagados y al servicio de una nueva forma de opio del pueblo, y no voces disruptivas que alertan para el despertar. Guste o no, ahí tenemos ya al “zen” de masas que nada tiene que ver con el que practican los discípulos del gigantesco Deshimaru. La demanda es la demanda y ella corresponderá, tarde o temprano, la consiguiente oferta.

Comunidad Budista Soto Zen Luz Serena

Blog de Dokusho Villalba

Centro Zen Barcelona

Fotografía: Dokusho Villalba, dirigiendo una sesión de zazen.

Fuente original: El maestro Zen y el emprendedor [en linea] http://universusmundus.wordpress.com/2014/07/01/el-maestro-zen-y-el-emprendedor/ [Consulta 29/07/2014]

Todos los que tienen una ECM cambian su vida: saben que la muerte no es el final

CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD SOBRE LA TRASCENDENCIA
“Todos los que tienen una ECM cambian su vida: saben que la muerte no es el final”

Anji Carmelo y Luján Comas, autoras de '¿Existe la muerte?'. (Pepa Poch)

Anji Carmelo y Luján Comas, autoras de ‘¿Existe la muerte?’. (Pepa Poch)

Leer más: “Todos los que tienen una ECM cambian su vida: saben que la muerte no es el final” – Noticias de Alma, Corazón, Vida http://bit.ly/UICUz6

¿Qué pasa con la energía que daba vida al cuerpo cuando morimos? ¿En qué se transforma? ¿Cómo pueden explicarse las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM)? ¿La conciencia es un mero producto del cerebro? ¿Somos un cuerpo o tenemos un cuerpo? Y, en definitiva, ¿existe la vida después de la muerte? A todas estas preguntas y a otras relacionadas con la trascendencia han respondido a El Confidencial la doctora en Metafísica Anji Carmelo y la médico anestesista Luján Comas, quienes acaban de publicar ¿Existe la muerte? Ciencia vida y trascendencia (Plataforma actual). Una aproximación a un tema tabú, que abordan sin tapujos combinando el enfoque científico y el espiritual.

La construcción cultural de la muerte es uno de los elementos que más nos limitan a la hora de abordar estas cuestiones, advierten las autoras. “Cuando sólo creemos en la materia, en lo que podemos ver y tocar, entonces pensaremos que hay un final, aunque no nos guste. Sin embargo, si tendemos a enfocar las cosas desde una visión más trascendental y espiritual, entonces tendremos una actitud más abierta y sin miedos”, apunta Carmelo. Parafraseando al médico y director de Advanced Cell Technology, Robert Lanza, famoso por sus hipótesis que tratan de explicar la inmortalidad desde la física cuántica, “morimos porque creemos en la muerte”.

Alrededor del 18% de las personas que sobreviven a una parada cardíaca aseguran haber tenido una Experiencia Cercana a la Muerte
Las creencias personales de cada uno, principalmente las religiosas, insisten las autoras, proporcionan un marco interpretativo que poco ayuda a la hora de abordar estas cuestiones. “Si atendemos a las conclusiones de diferentes estudios de física cuántica, como los de Lanza, observamos que en realidad existen múltiples posibilidades, pues la energía no puede destruirse. Sus tesis son que esta energía se distribuiría por el multiverso o universos paralelos”, añade Carmelo. Por tanto, la vida nunca dejaría de existir en este sentido.

POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL ENFRENTARSE A LA MUERTE

Las limitaciones del marco interpretativo construido culturalmente quedan patentes cuando se toman a los niños como objeto de estudio. Una investigación dirigida por las psicólogas Natalie Emmons y Deborah Kelemen, que incluyó diversos grupos de discusión con varios grupos de niños, divididos por edades (desde los cinco hasta los doce años) y entorno social (campo y ciudad), llegó a la conclusión de que todos ellos eran propensos a pensar que existieron antes de haber sido concebidos. Una existencia que no sería tanto material, sino espiritual, pues en su mayoría apuntaron que durante esa etapa ‘pre-vida’ tendrían emociones y sentimientos, pero no capacidades físicas, como ver, escuchar o hablar.

La construcción cultural de la muerte es uno de los elementos que más nos limitan a la hora de abordar la inmortalidad
La creencia universal de que el alma existe antes de que se produzca la concepción, va disminuyendo a medida que los niños se van haciendo mayores. Así, esta idea prevalecía en casi el 90% de los participantes con cinco y seis años, mientras que descendía hasta poco más del 70% en el grupo de edad de once y doce años. Por tanto, la reencarnación es un pensamiento intuitivo, pero se va perdiendo a medida que aumenta la capacidad de raciocinio.

Para Comas, no hay duda de que existe un ‘patrón cognitivo universal’ alrededor del concepto de inmortalidad, aunque este se va alterando a medida que los niños van desarrollándose. De hecho, “con los niños nunca tienes que hacer terapia de duelo o acompañamiento. Para ellos es muy fácil enfrentarse a la muerte. La ausencia de creencia permite que no estén predispuestos a nada, y sólo necesitan ver a los mayores bien para sentirse también bien”.

EL PATRÓN DE LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

Otra de las evidencias que demuestran la cerrazón intelectual a la hora de abordar la inmortalidad son las ECM, sobre las que Comas llama la atención. Alrededor del 18% de las personas que sobreviven a una parada cardíaca aseguran haber tenido una. Se trata de pacientes que, durante el tiempo de duración de un coma o de muerte clínica, en el que supuestamente desaparecen todas las señales externas de vida, incluida la conciencia, son capaces de narrar luego sus sensaciones y percepciones, aunque no se registre actividad cerebral alguna.

Cada vez existen más estudios científicos sobre las ECM, y todos ellos han descartado factores externos que pudiesen provocarlas. “Se ha comprobado que cuando el cerebro, que es uno de los organismos más sensibles, deja de funcionar, mueren las neuronas y no tiene oxígeno, algunas personas en coma son capaces de tener sensaciones, percibirse a sí mismas como un ser completo que ve, escucha y siente”, explica Comas.

Estoy segura de que en muy poco tiempo, la ingeniería va ayudar a la humanidad a comprender que existe algo más, que no todo se acaba con la muerte
Un extremo que lleva sorprendiendo a la comunidad científica desde las primeras investigaciones realizadas por el cardiólogo Pim van Lommel. Ahora, un proyecto conjunto en el que trabajan diez hospitales holandeses y 25 británicos tratará de arrojar más luz sobre esta cuestión. Sin embargo, quien más ha contribuido a divulgar estos fenómenos es el neurocirujano de la Universidad de Harvard, Eben Alexander, gracias a su relato en primera persona sobre la vida después de la muerte.

Una de las cuestiones más sorprendentes sobre las ECM es que existen una serie de patrones que se repiten en todas las personas que las experimentan. Como apunta Comas, “todos coinciden en describir una sensación de paz increíble, de amor incondicional y en la que nadie te juzga. Difícilmente quieren volver, pero es como si se viesen obligados a hacerlo porque tienen algo pendiente”. Por otra parte, añade la médico anestesista, “todos cambian sus vidas después tener una ECM, modifican su escala de valores, afrontan la vida de una manera radicalmente diferente y pierden el miedo a la muerte”.

“>Video

“EN POCO TIEMPO LA CIENCIA SERÁ CAPAZ DE OFRECER RESPUESTAS”

Para Comas, que también se dedica a al apoyo de personas en situaciones de duelo o de enfermedad, la ausencia de miedo a la muerte es fundamental para afrontar la vida. “Lo que yo propongo es aprender a vivir con la muerte en el día a día. Se trata de poner las cosas en situación, aprender a vivir el aquí y el ahora, un cambio de enfoque que es una herramienta muy útil para la trascendencia”. Un enfoque beneficioso, reitera, tanto para afrontar la enfermedad, como para cualquier crisis vital o problema. “Si levantamos la mirada seremos mejores, más fuertes y tendremos una vida más agradable”, sentencia.

Morimos porque creemos en la muerte
Una de las mayores cortapisas y que generan más sufrimiento a la hora de enfrentarnos a la muerte son “las asignaturas pendientes”, apunta Carmelo. “Somos los peores jueces de nosotros mismos y nos culpabilizamos mucho. Si sabemos perdonarnos, y perdonar también a los que nos han hecho algún tipo de daño, evitaremos arrastrar sufrimientos que se vuelven insoportables. Esto le sucede a mucha gente hasta el punto de que en pacientes a los que no les mitiga el dolor ni la morfina, se recuperan mediante la meditación que consisten en pedir perdón, perdonándonos a nosotros mismos y a los demás”.

Los avances científicos realizados en los últimos años han puesto en evidencia algunas de las convenciones sociales más arraigadas sobre la vida y la muerte. No en vano, cada vez existe una mayor financiación para este tipo de estudios. Algunos de ellos, como el Proyecto Inmortalidad, promovido por la fundación John Templeton, incluso manejan presupuestos millonarios. Por todo ello, y por “la velocidad a la que se están desarrollando las investigaciones”, las autoras defienden que en poco tiempo la ciencia será capaz de ofrecer respuestas más certeras sobre la muerte.

“Todo estos descubrimientos se deben a la ingeniería, un campo que cada vez cuenta con más herramientas, como el acelerador de partículas, y con el que seremos capaces de ver más allá, como si se tratase de un microscopio. Yo, personalmente, estoy segura de que en muy poco tiempo, la ingeniería va ayudar a la humanidad a comprender que existe algo más, que no todo se acaba con la muerte”, sentencia Comas.

Fuente original: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-07-14/todos-los-que-tienen-una-ecm-cambian-su-vida-saben-que-la-muerte-no-es-el-final_158749/ [Consulta 29/07/2014]

¿Honores en vida? No para científicas

Marthe Gautier

Rosalind Franklin no recibió reconocimiento alguno por su papel en el descubrimiento del ADN hasta después de muerte. El premio Nobel de Química de 1944 recayó en el colega de Lise Meitner por el trabajo sobre fisión nuclear que habían realizado de forma conjunta. El supervisor y colega de Jocelyn Bell Burnell ganó el Premio Nobel de Física de 1974 por el descubrimiento de los púlsares, realizado por ella.

Estos son algunos ejemplos célebres del efecto Matilda, una extraña afección que provoca que las mujeres científicas sean sistemáticamente ignoradas, se les niegue el reconocimiento de su trabajo y se las elimine de los libros de texto y de la historia. (El término se acuñó en el ámbito de la historia de la ciencia en referencia a una activista del siglo XIX.)

Recientemente, el efecto Matilda se ha manifestado de una forma especialmente maligna, cuando la científica francesa Marthe Gautier intentó una vez más que se reconociese su labor en el descubrimiento de las causas genéticas del síndrome de Down, 50 años después de los hechos.

En 1956 se descubrió que cada célula del cuerpo humano alberga 46 cromosomas (estructuras de ADN helicoidal). Este descubrimiento abrió la puerta a multitud de nuevas preguntas, entre ellas si un número diferente de cromosomas podría ser la causa de enfermedades como el síndrome de Down.

Gautier acababa de terminar su formación médica y, consciente de su posición desfavorable en París como mujer y como hija de granjero, vio una oportunidad para demostrar su valía ante sus superiores. “Sabía que tenía que actuar rápido, sin equivocarme y lograrlo a la primera”, escribió en 2009, en el primer registro público de su descubrimiento.

Encontró un laboratorio en desuso y pidió un préstamo para comprar el instrumental necesario; extraía el plasma que necesitaba para sus experimentos de su propia sangre. Tras desarrollar nuevos métodos más exactos, Gautier hizo su descubrimiento: los pacientes con síndrome de Down tienen 47 cromosomas en lugar de los 46 habituales (en concreto, tres copias del cromosoma 21 en lugar de dos). Pero necesitaba confirmarlo con un microscopio más potente que el que tenía en su improvisado laboratorio y entregó sus muestras a Jérôme Lejeune, un becario que se había interesado por su trabajo.

Nunca llegó a ver los resultados. De hecho, fue excluida del resto del proceso de investigación. Cuando se publicaron los resultados en 1960, Lejeune aparecía como primer autor y el nombre de Gautier estaba mal escrito en el manuscrito. Fue Lejeune a quien entrevistaron los medios, quien recibió el premio Kennedy en 1962 y quien se convirtió en profesor de citogenética, a pesar de que fue ella quien había realizado la investigación citogenética de la que él se llevó el mérito.

Aunque parezca increíble, Lejeune, que murió en 1994, sigue llevándose el reconocimiento desde la tumba. Cuando Gautier hizo pública su historia en 2009, la Federación Francesa de Genética Humana (FFGH) intentó enmendar el error. Se organizó un encuentro el 31 de enero de 2014 para concederle una medalla a Guatier, de 88 años, por su papel en el descubrimiento. Un reconocimiento de una institución científica que llegaba con 54 años de retraso.

Pero unas horas antes de la ceremonia apareció un representante de la fundación Jérôme Lejeune con una autorización legal para grabar el discurso de agradecimiento, con el fin de proteger la memoria del científico. Temiendo posibles represalias judiciales, la FFGH convino entregar el premio a Gautier en privado.

Los defensores de Lejeune afirmaron que no hay ninguna evidencia de la contribución de Gautier y que se trata de su palabra contra la de él. Una coletilla usada frecuentemente para silenciar a quienes se encuentran en una posición de desventaja. Pero es mucho más factible que se cooptase su trabajo, al igual que el de tantas otras mujeres en la ciencia.

A menudo se daba por sentado que las científicas no eran más que peones que ejecutaban las brillantes ideas de sus consejeros. Las mujeres tenían menos acceso a trabajos remunerados y a recursos de laboratorio, lo que acrecentaba su papel de forasteras en la jerarquía científica. Aunque sin duda se han producido avances, la mayoría de científicas hoy día cuentan desgarradores relatos de contribuciones ignoradas, acoso y sexismo. Al igual que el fantasma de Lejeuen, el efecto Matilda todavía persigue a las mujeres en la ciencia.

* Artículo original publicado en inglés en el número 63 de Bitch magazine.

Fuente original: ¿Honores en vida? No para científicas. La Marea. Sociedad. [en línea] http://www.lamarea.com/2014/07/13/honores-en-vida-para-las-cientificas/ [Consulta 29/07/2014]